-->

Escribe y presiona enter

Reapareció Martinna, la niña del gong en Juan Fernández: vive en Nueva York

On
Reapareció Martinna, la niña del gong en Juan Fernández

El día mundial de concienciación sobre tsunamis y el estreno del cortometraje animado "La niña y el tsunami" era el momento preciso para que este jueves reapareciera Martinna Maturana Gálvez, quien salvó muchas vidas en la isla Juan Fernández el 27 de febrero de 2010 al tocar el gong de alarma en vez de huir a lugares altos, como le aconsejaba la prudencia.

El cortometraje que detalla lo que ocurrió esa madrugada es fruto del productor Emiliano Rodríguez Nuesch. Allí Martinna narra en primera persona esa experiencia.

La presentación fue comentada por expositores y especialistas en desastres de Naciones Unidas, Unesco, Onemi, Cigiden y la propia protagonista.

Pocos rasgos de esa niña de 12 años quedan hoy en la actual mujer de 23 años, madre de dos hijos pequeños (Dante y Helena), con pelo celeste, corte melena, muy sonriente, piercing de aro en la nariz, llamativas gafas ópticas y varios tatuajes, grandes en los brazos y diminutos a un costado de los pómulos.

Su decidida acción, que le valieron apodos desde heroína hasta algunas burlas, fue atracción en su momento para los noticiarios de TV, pero también para el bullying de un puñado de adolescentes, lo que la obligó a emigrar a Viña del Mar, a la casa de sus abuelos maternos. Igual, como testigo privilegiada de los efectos del tsunami originado por el sismo 8,8 de Cobquecura, los fantasmas no se esfumaron en Viña, según reconoce.

"Es una situación que te pone al límite en muchos sentidos", dice.

A casi 12 años recuerda que en ese momento "me fui a negro" en medio del azote de las olas y que "me quedé como paralizada, no podía creer lo que estaba viendo (la destrucción por la ola del tsunami)".

Asegura que pocos días antes había visto el filme "201 2", dirigida por Roland Emmerich y protagonizada por John Cusack, entonces "imaginaba que eso era el Apocalipsis".

Incluso, en su experiencia, narra que estando después en una playa de Viña le quedó"ese temor y ese respeto al mar".

"Cada vez que escuchaba una alarma de sirena, mi corazón se ponía a full, mi estómago se ponía apretado... y era miedo", relata.

Luego se trasladó a Curicó, a la casa de sus abuelos paternos. Allí conoció al padre de sus hijos y emprendió con productos y comida veganos.

En esa ciudad tuvo, además, el apoyo de sus padres, funcionarios de Carabineros, quienes fueron trasladados desde Juan Fernández y quienes también fueron protagonistas de esa terrible madrugada del 27F.


Nueva York

"Estudié ginecobstetricia en el 2018, pero por motivos personales tuve que dejar la carrera", recuerda Martinna. En Juan Fernández había conocido a una persona que vive en Nueva York. En marzo del año pasado viajó junto con su familia a la casa de esa amiga en esa ciudad y le encantó.

¿Cuál es la realidad hoy de la niña del gong?
"Ahora estoy de assistant manager (subdirector) en una compañía coreana —de café y comida- en Nueva York", cuenta.

Fue en esa ciudad donde conoció el proyecto del cortometraje "La niña y el tsunami" y decidió sumarse. Cuenta que cuando vio un adelanto de las escenas en que se veía su casa, su perra Mona y a sus padres se puso a llorar.

A pesar de que en esos seis minutos del cortometraje está todo Io más oscuro que ocurrió, reconoce que Io vivido no la puso más aprensiva.

"Me gusta ser una mamá muy presente con mis hijos, siempre los pongo como prioridad y, ante cualquier situación, ellos van primero en todo", asegura.

Martinna recuerda cuando su hijo vio los dibujos animados sobre lo que protagonizó su madre: "Tengo un hijo que tiene cuatro años, va a cumplir cinco el 2022, y quedó encantado. Me hizo mil preguntas después que vimos el corto. Me decía: Mamá, eres tú, me siento triste, ¿por qué pasaron eso ustedes?, ¿por qué vivían en una isla ? Hasta antes de que Io fuera dejar a la escuela esta mañana me preguntaba: ¿Por qué pasan los terremotos ?".

La niña del gong, como se conoció en su momento, está súper agradecida de Juan Fernández, aunque hace muchos años fue la última vez que visitó ese lugar donde dejó una huella para la historia.

Click para comentar