-->

Escribe y presiona enter

Pancho López entrena con Marko Fabjanovic para llegar bien a los 50

On
Pancho López entrena con Marko Fabjanovic para llegar bien a los 50

Durante un momento de inmersión en sus redes sociales, seguramente entre memes de gatos, chascarros de fútbol o cosas por el estilo, los ojos de Francisco López (49 años) se plantaron en un video que lo atrapó. Era protagonizado por españoles algo sedentarios, quienes a meses de llegar a los 40 se proponían alcanzar tal cifra bien entrenados y fibrosos. Frente al registro, y a la historia de éxito documentada por los hispanos, dentro de la cabeza del actor de teleseries como "'Marrón glacé" (1993) y "Fuera de control" (1999) apareció entonces una especie de voz interna. "¿Y si lo hago yo?" , se preguntó primero, para inmediatamente después contestarse: "Lo voy a hacer".

"Claro, lo mío era un poco diferente, estoy a meses de cumplir los 50, pero en esencia es parecido", expresa el hoy empresario, quien el 20 de junio próximo celebra medio siglo de existencia. "En la casa yo tengo a mis dos hijos mayores, Francisco (23) y Pedro Pablo (22), que son unas bestias, llenas de calugas, súper fit, y cuando yo les dije me dieron ánimo", recuerda el también director de la Fundación Patroncitos.

-¿Y qué hizo?
-Mira, esta es una especie de desafío personal, que apela a tratar de llegar a la mejor condición física que pueda a los 50. Pero sinceramente para mí era difícil hacerlo solo. Necesitaba ayuda, necesitaba a alguien que me hiciera rutinas, que me picaneara, entonces llamé a un amigo consultándole si me quería ayudar.

"Me llamó un jueves en la mañana y en la tarde de ese mismo día ya estábamos entrenando", interviene Marko Fabjanovic (48), amigo paleteado de López, quien además de tener una carrera de actor en los 90 (participó por ejemplo en "Playa Salvaje", de 1999), actualmente ejerce como personal trainer y goza de un cuerpo musculoso. Un par de datos al respecto: mide un metro 90 de estatura y pesa 1 IO kilos.

-Señor Fabjanovic, su look es parecido al de La Roca.
-Jajajá, mira, la verdad es que yo rallo harto la papa con el tema. Me gusta mucho. Estoy ejercitándome desde los 7 años, he estudiado un montón de cosas anexas para nutrir este tema... pero lo importante acá es precisar que el ejercicio dlario es sinónimo de salud y de calidad de vida. Y a eso apuntamos con Pancho, a un bienestar integral.

El alumno asiente: "Nosotros empezamos con los entrenamientos a comienzos de mes, llevamos tres semanas entrenando. La primera semana no me podía parar, me dolía todo el cuerpo, Marko te exige y te saca rendimiento. Ahora ya no me duele nada, estoy levantando más peso y me estoy sintiendo mejor para este desafío".

Parte de las jornadas de entrenamiento, escenificadas en el gimnasio WFitness Chile, pueden seguirse casi diariamente a través de los perfiles de Instagram de ambos amigos: @PanchoLopezAmenabar y @MarkoFabjanovicOficial. Ahí han mostrado sudorosas sesiones y didácticos ejercicios prácticos.

"Estamos todos los días, de lunes a viernes. Los entrenamientos consisten en ejercitar dos familias de músculos distintos por jornada. El día 1 por ejemplo entrenamos pecho y bíceps, el 2 espa da y tríceps, el 3 hombro y piernas, y al cuarto día volvemos al inicio", informa Fabjanovic, quien alguna vez fue comparado con Hulk por su musculatura.

-¿Está contento por el desempeño del señor López?
-Feliz. Lo está haciendo bien, está levantando más peso, se está definiendo más, pero lo más importante es que está tomando conciencia en que debe alimentarse mejor, vivir más sano. Esto debe ser integral, así la gente puede florecer.

-¿Francisco López ha florecido?
-Jajaja está floreciendo, se está sintiendo cada vez más bien con los ejercicios.

"Sin Marko esto sería imposible. Él está increíblemente bien físicamente y yo soy un tipo normal, prediabético, con problemas a la espalda, pero sigo adelante, hay que demostrar que se puede", retoma López, ya casi al cierre de esta historia.

-¿Qué quiere demostrar?
-Mi intención es potenciarme físicamente al máximo y demostrar que a los 50 años no estamos viejos. Es la mitad de la vida. Por eso hay que estar bien para la otra mitad.

Click para comentar