-->

Escribe y presiona enter

On
Patentes de autos nuevos se pegaron el salto de la L a la P

Las patentes de los autos en Chile se componen de cuatro consonantes y dos números. Este formato comenzó a usarse en 2007 y ese año inició con la letra B como primera consonante. Una vez que esa letra agotó todas sus posibles combinaciones, el Registro Civil, entidad encargada de la entrega de esta placa, comenzó a repartir las patentes iniciadas con la letra C.

Así pasaron los años y llegamos a la L, que se repartió entre los propietarios de vehículos nuevos entre los años 2019 y 2020. Sin embargo, en este punto algo ocurrió: desde hace algunas semanas los autos nuevos que circulan por las calles, modelo 2021, lucen flamantes sus patentes iniciadas con la letra P.

¿Qué pasó con la M, la N y la Ñ?

Desde el Registro Civil explican que estas tres consonantes se omitieron debido a que "visualmente podrían inducir a error al confundirse entre ellas, lo que generaría un problema de fiscalización (Carabineros o MTT) o de lectura (autopistas)".

De acuerdo con este organismo, para las patentes de los vehículos en nuestro país se consideran solo 18 consonantes: B, C, D, F, G, H, J, K, L, R R, S, T, V, W, X, Z.

En esta selección tampoco está la Q, porque se parece mucho a la O.

El formato de patente vigente, de cuatro consonantes y dos números, permite 9.447.840 de combinaciones; sin embargo. a marzo de este año ya se habían usado 4.712.580, es decir, casi la mitad.

La curiosa letra Ñ

De las tres consonantes omitidas en las patentes, el caso más peculiar es el de la Ñ.

Pedro Alfaro, doctor en lingüística, profesor de la Universidad Católica de Valparaíso y presidente de la Sociedad Chilena de Lingüística, explica que la Ñ surgió como una forma de ahorrar recursos. "Antiguamente, antes del siglo XIII, la Ñ se escribía como una doble NN. Pero como en esa época todo se escribía a mano y el papel era escaso, comenzó a escribirse como una N con un sombrero encima para ahorrar tiempo y papel", detalla.

Ese sombrero se llama virgulilla, que se define como una raya o línea corta o delgada que se emplea como signo ortográfico.

"Fue Alfonso el Sabio (1252-1284), rey de Castilla, quien comenzó con la estandarización de la forma escrita del castellano, el que incorporó la N con sombrerito como la forma oficial de escribir la Ñ", precisa Alfaro.

Añade que esta letra como tal solo existe en el español. "Por eso las páginas web o los correos electrónicos no tienen Ñ, algunos teclados latinos tampoco y es tan difícil de explicar para los extranjeros". El académico advierte que lo que no existe en los otros lenguajes es la grafía de la letra, pero el sonido como tal, sí. "Se lo conoce como sonido palatal, nasal y sonoro, y está presente en otras lenguas, como el mapudungún", afirma.

En italiano, la grafía de este sonido es GN.

¿Cómo traducirla?

La diputada Marisela Santibáñez (PC) ha sufrido en carne propia la ausencia de la Ñ en internet. "Para todo el mundo soy Marisela Santibánez. Uno ya lo entiende, pero al comienzo, con el tema de los mails y las cuentas, a nada le podía poner la Ñ por más que quisiera. Yo me pregunto: ¿qué pasa con la Marisela Santibáñez que vive en Ñuñoa o Ñuble y que le gusta Ñublense? Está soná, poh, todos sus gustos se van a las pailas", comenta, con humor.

El problema persiste cuando viaja a otros países. "Cuando tengo que decir mi apellido en el extranjero, digo Santibánez para no enredar al teclado o a quien deba escribirlo. Me pasó cuando estuve en Palestina o en Israel. Ahí tenía que ser Santibánez fijo, porque como hasta la escritura es distinta, había que erradicar totalmente la Ñ", relata.

Su par en el congreso Paulina Núñez (RN) también pasó por una experiencia similar. "Fui a un seminrio en Ucrania y para ellos la Ñ ni siquiera existe. No pude ni hacer el intento de explicarles. Otra vez, en una gira en África con la ex Presidenta Bachelet, me pasó lo mismo", cuenta.

De la B a la Z

El Decreto N053/1984 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, que dicta las normas sobre la Placa Patente Única (PPU) para vehículos motorizados, precisa en su artículo 2 que las patentes "estarán compuestas de combinaciones de cuatro letras y dos dígitos, dispuestos de izquierda a derecha".

Las letras son de la B a la Z, exceptuando la M, N, Ñ y Q.

Esta disposición comenzó en 2007, año en que las placas iniciaron con la B.

El año 2010 apareció la letra C. Así lo comprobó Carolina Gallegos, que se compró un Chevrolet Corsa cero kilómetros de ese año. La D comenzó a ser usada en 2011 y la F, en 2012.

Según explican desde el Registro Civil, las patentes no se renuevan según el año, sino que según el stock. Así, cuando se acaba una combinación, pasan a la siguiente consonante. Por ejemplo la letra K apareció en 2018 y la Len 2019.

Click para comentar