-->

Escribe y presiona enter

On
El conmovedor instante en que un músico operado de Parkinson les agradece a los médicos al tocar su charango

A 22 horas de la operación que le quitó los temblores de la enfermedad de Parkinson, el músico Octavio Vega (50) pudo agradecer al equipo médico tocando el charango, un instrumento musical originario de los Andes que él conocía desde joven.

"Interpreté los temas Rosita de Pica y El Cóndor Pasa . Estoy feliz de no tener temblores, es el mejor regalo de toda mi vida", cuenta desde su casa, ubicada en el sector "Porotitos", a 20 kilómetros al norte de La Serena, en la Región de Coquimbo.

"Llegué a tomar 240 cápsulas al mes de un medicamento que inhibe los temblores. Hoy tengo cero movimientos involuntarios y la cantidad de fármacos bajó a 15 al mes. Además ahora duermo de corrido nueve horas porque el temblor no me despierta", agrega el músico, quien fue diagnosticado con la enfermedad a los 35 años.

-¿Qué más cambios ha tenido?
-He recuperado el olfato. Las personas con Parkinson lo pierden y durante mi primera ducha, después de la operación, sentí el del jabón. También recuperé el apetito. Las personas con Parkinson pierden mucha masa muscular.

-Aparte del charango, ¿qué otros instrumentos toca?
-En la última década se había deteriorado mi motricidad fina. Apenas volví a la casa, después de la operación, me puse a tocar guitarra, el Cuatro venezolano y me compré un ukelele. Voy a preparar algo con el instrumento hawaiano para sorprender a todo el equipo médico que me va a evaluar este jueves (risas).

-Don Octavio, ahora que puede desplazarse sin problemas. ¿Hay algún deseo que quiera cumplir?
-Después de años de usar silla de ruedas, porque no podía andar trayectos largos, quiero tomar la mano a mi esposa (Gloria Tapia) y caminar por la playa de Avenida del Mar, en La Serena.

La operación de Octavio Vega fue la primera cirugía de Parkinson del sector público en el norte del país y tuvo costo cero para el paciente (en la salud privada tiene un valor cercano a los 45 millones de pesos).

La Serena y Coquimbo unidos

El procedimiento fue efectuado en el Hospital San Pablo de Coquimbo y estuvo a cargo a cargo del neurocirujano José Hortal, de ese centro hospitalario, y de María Eugenia Contreras, neuróloga del Hospital de La Serena.

Contreras, especializada en Parkinson y trastornos del movimiento en el Hospital Clínico de Barcelona, advierte que no todos los pacientes son candidatos a cirugía y los sitúa en el 1% de toda la población enferma de Parkinson, estimada en 30.000 pacientes con esta patología.

La intervención quirúrgica consiste en "implantar finamente unos electrodos en el núcleo profundo del cerebro, que se llama núcleo subtalámico (el dispositivo es de 5 mm. de largo), y que se conecta a un neuroestimulador, una especie de marcapasos cardiaco. La mayor parte de la cirugía se hace con el paciente despierto", explica.

Hortal, que viajó a Colombia y Barcelona a especializarse en el tema, agrega que "lo que hacen estos electrodos es estimular la neuronas del cerebro haciendo que funcionen de distinta manera, que yo las pueda regular o neuromodular a través de electricidad, la cual va administrada por una batería que se le pone al paciente en el pecho Lo que hace esta batería es mandar corriente, al final, a través de dos cables que se conectan a los electrodos que van al cerebro y que permiten cambiar lo que está funcionando mal, específicamente en el núcleo subtalámico".

"Lloramos de la emoción"

La operación que se le hizo a Octavio Vega es la primera de ocho, un proyecto que contempla la adquisición de ocho kits de Estimulación Cerebral Profunda, con una inversión de 205 millones de pesos.

"El efecto es inmediato. Le estamos dando un tratamiento efectivo", anexa Hortal.

Contreras comenta que, al día siguiente, al prender el estimulador, "el paciente empezó a despertar de una pesadilla y tomó su charango. Todos los que estábamos allí lloramos de la emoción (ver video). Fue maravilloso".

Los doctores destacan que contaron con apoyo del sector privado. Solo los electrodos cuestan 37 millones de pesos si se compran en forma particulac Si se suman los costos adicionales, el valor total sumaría 45 millones de pesos, aproximadamente.

Detrás de estas intervenciones está la Fundación Desafío Levantemos Chile, que presentó la iniciativa al gobierno regional. "Este tipo de convenios firmados con el gobierno regional, el Servicio de Salud y los Hospitales de Coquimbo y La Serena son claves para demostrar la importancia de la colaboración publico- privada. Una de las misiones de la Fundación Desafío Levantemos Chile es cambiar la vida de las personas y esto es precisamente lo que hemos logrado con este operativo", dijo Nicolás Birrel, director ejecutivo de entidad.

Click para comentar