-->

Escribe y presiona enter

Sophia Loren: "Lo único que no hice fue casarme de blanco"

On
Sophia Loren

Sophia Loren nació hace 86 años en un hospital de beneficencia en Roma bajo el nombre de Sofía Villani Scicolone. Su madre, Romilda Villani, una profesora de piano y aspirante a actriz, crió sola a sus dos hijas en Pozzuoli, una pequeña ciudad de Nápoles atacada fuertemente durante la Segunda Guerra Mundial.

Tras tener éxito como modelo, Loren debutó en un rol importante en 1954 con "Oro de Nápoles" y en 1957 se casó con el productor Carlo Ponti. Su relación duró 50 años, hasta que él falleció en 2007, a sus 94 años. En un comienzo, como Ponti ya se había casado, el matrimonio entre él y la actriz no fue reconocido en Italia. Juntos tuvieron dos hijos, Carlo (51), director de orquesta, y Eduardo (47), quien la dirige por segunda vez en el filme "La vida ante sí" (ver página 28).

La italiana ha trabajado en más de 90 películas, tales como "El Cid" (1961), "Ayer, hoy y mañana" (1963), "Matrimonio a la italiana" (1964), "Arabesco" (1966) y "La condesa de Hong Kong" (1967). En muchos de sus filmes fue dirigida por Vittorio De Sica (actor y director de cine ganador de cuatro premios Oscar) haciendo dupla con Marcello Mastroianni. Hollywood también la reconoció en 1962 con un Oscar como Mejor Actriz por su rol en "Dos mujeres" (convirtiéndose en la primera en ganar un premio de la Academia por un papel en habla no inglesa) y luego le entregaron el Oscar honorífico en 1991.

-¿Le afecta el paso de los años, Sophia?
-Si uno se enfoca en el transcurso del tiempo, por supuesto notará los cambios, pero para mí no es un problema. Es parte de la vida. Uno nace y luego envejece. ¿Por qué querer verse como a los 18? Y si uno se hace cirugía plástica, se ve peor, como un monstruo. A mí me gusta tener arrugas felices en lugar de arrugas tristes después de una cirugía.

-Me imagino que a veces se siente sola, pensando en todos los seres queridos que ya no están.
-Es muy triste, muy triste. Nos ocurre a todos, no solamente a mí. Cuando un ser querido desaparece, es algo terrible. Por ejemplo, cuando falleció mi marido, sufrí mucho, pero Carlo aún está muy presente dentro de mí.

-¿Qué busca ahora?
-Mi vida aún no ha terminado, de ninguna manera, jajajá. Creo que he llegado a vivir en paz porque ahora tengo todo lo que antes anhelaba. Una familia maravillosa, hijos hermosos, nietos hermosos. Lo único que no hice y que todas las mujeres desean, fue casarme de blanco, lo que ninguna mujer de mi familia hizo. Es un sueño que nunca se me cumplió, jajajá.

-Sophia, ¿qué le da tanta fuerza para ser tan positiva?
-No tengo idea. A veces cuando me despierto por la mañana pienso oh dios, esta es mi historia, es increíble lo que me ha pasado. Y aún tengo la energía y el anhelo de seguir y encontrar cosas nuevas.

-¿Durante su carrera se ha sentido como una diva?
-Nunca imaginé que tendría fama y éxito. Todo lo hice paso a paso. Cuando llegamos a Roma con mi madre (en busca de que la actriz consiguiera trabajo como modelo), tratamos de hacer las cosas a nuestra manera. No teníamos dinero ni nada qué esperar. Comencé trabajando como extra en "Quo vadis". Trabajé de extra en muchas películas y poco a poco me empezaron a dar líneas para decir, como el almuerzo está servid o. Y con el tiempo las frases se fueron haciendo más largas porque tuve la oportunidad de conocer a un gran maestro como Vittorio De Sica.

-¿Nos podría describir uno de sus días típicos?
-No me gusta hacer actividad física porque soy napolitana. Prefiero descansar. Me levanto a las 4.30 de la mañana y reviso lo que tengo que hacer porque soy muy precisa y si no tengo todo en orden, sufro. Típica virgo. No me gusta salir demasiado. No es que me aísle, pero prefiero estar lo más posible en mi casa. Prefiero quedarme allí, hacer mis cosas en privado.

-Y cuando sale, ¿la reconocen?
-Sí y me piden una selfie. Siempre digo que sí.

-¿Cómo es la pieza donde ve televisión?
-Hay un sofá maravilloso, grandes sillas, la TV es un plasma, una ventana que mira a un bonito jardín y además hay un piano precioso que mi hijo Carlo toca muy bien.

-¿Y dónde va cuando sale?
-Me encanta ir al parque a las 7 de la mañana, camino bastante, a veces con mis amigos y a veces sola. También me gusta hacer shopping, pero muy de vez en cuando. Ahora, a raíz de la contingencia, salgo mucho menos. En casa, hago mis llamadas telefónicas, converso son mis hijos, una vida muy sencilla. Leo muchos libros, guiones, corrijo cosas que he escrito. Casi nunca salgo a cenar afuera, sobre todo ahora con la pandemia. Prefiero no salir porque tengo miedo y siento que ya no existe libertad para salir como antes.

-¿Por qué escribió hace algunos años su autobiografía "Ayer, hoy y mañana"?
-La idea de este libro ocurrió por casualidad. Un día, porque soy muy ordenada y quiero organizar todo ya que no soporto el desorden, estaba clasificando unos documentos y encontré los diarios de vida que escribí durante 30 años. Me dije Dios mío, qué es esto y comencé a abrirlos y leerlos uno a uno. Luego recordé lo que había hecho en esos momentos y entonces se me ocurrió que podrían convertirlos en un libro que todos podrían compartir. Pero finalmente pensé que era mejor que yo escribiera un libro y, después de terminarlo, destruí mis diarios de vida. Esos diarios ya no existen, terminaron en llamas, porque había cosas que sólo me pertenecían a mí. Incluían relatos muy íntimos y no quise que estos diarios llegaran a manos de otras personas, incluyendo mis hijos, porque eran demasiado personales.

Click para comentar