-->

Escribe y presiona enter

Hija de Pato Frez, a un mes de su partida: "Hablamos de él todos los días"

On
Hija de Pato Frez, a un mes de su partida

El 20 de noviembre, justo el día en que se cumplió un mes de la muerte de Pato Frez, su hija Javiera (19) viajó hasta Concepción para ir al cementerio. Luego, la joven, que vive en Chillán junto a su madre, Kattia Sepúlveda, pasó el fin de semana en San Carlos acompañada por sus amigos. Ellos y su familia han sido un apoyo muy importante para la hija menor de la histórica voz en off del "Buenos días a todos", que falleció a los 64 años por consecuencia de un cáncer al hígado.

Kattia Sepúlveda fue la segunda esposa de Frez y estuvieron juntos por 18 años. Javiera tenía 13 años cuando sus padres se separaron, situación que nunca afectó la relación entre ellos. Durante los últimos días de Frez, ambas lo acompañaron. "Me cuesta mucho acostumbrarme al hecho de que mi papá no esté. Las primeras noches no podía dormir y tenía escalofríos. Eso ha ido mejorando de a poco, pero ha sido fuerte", dice Javiera, que estudia pedagogía en música en la Universidad Adventista de Chillán.

-Usted tiene una relación muy cercana con su madre.

-Ella ha sido el apoyo principal. Las dos nos ayudamos mucho mutuamente. A veces recordamos las cosas chistosas que hacía mi papá y también pensamos en él de una manera nostálgica. Hablamos de él todos los días. Hay que sentir de todo no más.

Javiera, que por el lado de su padre tiene tres hermanos más, reconoce que los primeros días después del funeral "no quería ver a nadie. No me sentía lista para contar lo que me estaba pasando y asumirlo". Después, siguiendo sus tiempos, se refugió en sus amigos y familiares: "Es lo mejor apoyarse en tu círculo cercano, en la gente que te quiere y apoya, eso es importante".

La estudiante aún no termina de contestar todos los mensajes de apoyo que le llegaron a su cuenta de Instagram y señala agradecida que "hasta me escribió una profesora que tuve en tercero básico".

La semana después del funeral de su padre, Javiera no tuvo clases. Esos días los dedicó a "sentir todo el dolor que tenía adentro. Penséno voy a guardarme esto porque es mucho peor guardarse esos sentimientos en vez de soltarlos. Cuando uno suelta de a poquito, vas sanando. Es importante pasar por esto, afrontarlo".

En su regreso a clases, ella reflexiona que "me ha costado estar serena todo el tiempo. Pero trato de pensar que mi papá siempre quiso que estuviera en esta universidad, siempre le tincó que yo estudiara música. Así me motivo a mí misma y me hace recordar que mi papá me está apoyando, aunque él ya no esté".

-¿Valora más ahora algunas situaciones cotidianas?
-Sí, quiero aprovechar a mi mamá al 100%, a mis primos chicos y mis abuelos. Y también tratar de relacionarme más con algunos familiares que no veía hace tiempo y que demostraron estar para mí.

-¿Qué planes tiene?
-Ojalá seguir estando bien en la carrera, tratar de ser mejor todos los días. Y también aprecio otras cosas. Nunca había vivido la muerte de un cercano como la de mi papá, yo no sabía qué era eso. Y ahora que me pasó, puedo relacionar este dolor con el de la gente que está alrededor mío y que ha pasado por lo mismo.

Click para comentar