-->

Escribe y presiona enter

Así está Germán Valenzuela: se hizo un bypass gástrico y se va al sur

On
Germán Valenzuela

Lo último que hizo en televisión fue en "Calle 7" de TVN y luego tuvo un breve paso por Canal 13. De eso ha pasado más de una década y Germán Valenzuela, el histórico reportero de "Buenos días a todos", está absolutamente en otra sintonía. "Cuando entró fuerte la farándula sentí que no tenía nada más que hacer en pantalla. Después me llamaban como invitado, pero no tenía nada que decir y luego me ofrecieron mucho dinero por entrar a los realities del 13. Nunca me llamó la atención volver", relata él. Y advierte que "me da pudor cuando veo gente llorando en la tele porque uno ya ganó plata suficiente. Es como si la televisión tuviera la obligación de mantenernos de por vida".

Hace dos semanas se sometió a un bypass gástrico y se está construyendo una casa en Pocoihuen Bajo en la comuna de Cochamó, Región de Los Lagos. "Ahora empecé a darles valor a las cosas más simples, me empecé a ir de vacaciones a la carretera Austral acampando, me gusta el campo", reconoce. La vivienda que está levantando está"sobre el estero de Reloncaví, en una loma con orilla de mar, abro mi ventana y tengo los volcanes, el agua abajo". Tendrá cuatro habitaciones y cuatro baños, porque a futuro planea recibir turistas allí. "Este es el resultado de un sueño, donde quiero vivir mi última etapa de la vida sin los problemas de Santiago porque estoy en los 50. Los últimos 15 años los voy a vivir como siempre quise vivir".

-¿Por qué allí?
-Para mí lo primero era la vista. Encontré acá una familia que me acogió, los Mancilla, y a ellos les compré el terreno. De aquí a un año estaré viviendo en Pocoihuen. Me gustaría hacer comunidad porque quiero aprender la vida de campo, desde hacer miel a trabajar con ovejas. Estoy una semana en Santiago y me vengo cuatro días al sur. Me quedo en una cabaña al lado de donde va a estar la casa.

-¿Qué desató todos estos cambios?
-Esta pandemia me enseñó que tengo que tratar de ser feliz hoy. En 20 días me operé y empecé a construir. Espero que la casa esté terminada en febrero.

-¿La operación también lo hace feliz?
-En el encierro me puse a comer y a tomar, estaba en los 106 kilos. Se me estaban agregando enfermedades como resistencia a la insulina que me llevaba galopando a la diabetes en tres o cuatro meses, hipertensión y apnea del sueño: roncaba que echaba abajo el edificio. Entonces me hice un bypass gástrico. En 15 días he bajado 15 kilos.

-¿Nota la diferencia?
-Capaz que para el resto no se note tanto, pero yo sí lo noto porque ya cambié de talla. Me faltan por bajar 1 5 más de aquí a fin de año. Lo hice también porque como me quiero venir al sur, voy a estar alejado de los centros de salud urbanos.

Aparte de la cirugía y su traslado sureño, acaba de abrir su cuenta en Instagram @germanvalenzuelalisboa. "Mi idea era hacer el Instagram para responder preguntas sobre la operación, pero como tenía que subir fotos para que funcionara, empecé a postear fotografías con Tonka (Tomicic) y Felipe (Camiroaga), entonces toda la gente se fue para ese lado y nadie me preguntó nada, aunque eso me da lo mismo", dice.

Actualmente Germán Valenzuela trabaja en Radio Estilo FM, que llega a todas las regiones menos a Santiago: "Me va bien, es la misma gente que me vio en la tele la que me escucha". Está ahí hace 8 meses y hace 5 años está a cargo de la concesión de un casino universitario. Asimismo, ofrece cocktails para otros centros de estudio. "Hago mucho coffee y toda la atención gastronómica que requieran para los post-grados, pero a su vez entrego alimentación universitaria, antes de la pandemia atendía a 450 personas diarias. Hoy estoy en 70. Tuve que despedir 1 5 personas", sostiene Valenzuela.

Claro que tras dejar la tele incursionó en varios proyectos fallidos. "Vendí ropa que traía de afuera, fui dueño de un pub y manejé una marca chilena. En todo quebré", reconoce.

Click para comentar