-->

Escribe y presiona enter

En tres coolers y bajo tablas enceradas fue enterrada Ámbar

On
ambar
Sus lentes, billetera, la TNE para transporte escolar, la cuenta RUT y hasta el cargador de su teléfono celular dejó Ámbar Denisse Cornejo Llanos, de 16 años, en su domicilio en casa de una tía, en calle Covadonga. Fue la primera pista que el pasado 1 de agosto encendió las alarmas de los detectives de la PDI sobre la ocurrencia de un hecho grave en torno a la desaparición de la niña, el 29 de julio, día en que salió con intenciones de volver rápido de un trámite habitual en la casa de su madre, ubicada a unos pasos, en la misma calle Covadonga, del cual no retornó: el retiro del dinero de la pensión que su papá le depositaba mensualmente.

Fue vista por última vez a las 9:15 horas de ese día, según la investigación de la PDI y de la Fiscalía de Valparaíso que finalmente la encontró muerta en el domicilio de su madre y su padrastro, Hugo Bustamante, en Villa Alemana. Según antecedentes del caso y registros de video, fue desenterrada del living. Su cuerpo estaba repartido en tres coolers, bajo 80 cm de tierra.

Todos envueltos en film plástico, rociados de detergente y dispuestos boca abajo para evitar su hallazgo. El nivel de planificación, según quienes conocen detalles de la indagatoria, incluyó la compra de tablas para reemplazar el piso del domicilio, las que fueron cubiertas de cera, con lo que se impidió, por ejemplo, el rastreo de perros.

Para la PDI y el Ministerio Público no existen dudas de la participación como autor de Hugo Bustamante en el homicidio calificado de Ámbar, la hija de 16 años de su conviviente. Todo en base a múltiples pruebas, que incluyen las esposas con las que habría maniatado a la menor y hasta su teléfono con búsquedas relacionadas con el crimen.

Las primeras diligencias comenzaron el 31 de julio, en base a una orden de investigar por presunta desgracia, ingresada por su tía, en la Fiscalía local de Villa Alemana

Primer rastro: sangre

Uno de los primeros rastros que siguió la PDI, con personal de la sección Bioquímica Forense del Lacrim, fueron las evidencias hematológicas, confirmándose en el mismo lugar, mediante la aplicación del kit “HemaTrace”, que a lo menos tres de las muestras levantadas corresponden a sangre humana.

Otras evidencias fueron recuperadas el 3 de agosto, por orden de la Fiscalía de Valparaíso. Personal de la Brigada de Homicidios local realizó el empadronamiento de testigos y ubicó a una vecina que declaró ese mismo día. Dijo que el 29 de julio, a eso de las 23:00 horas, comenzó a sentir un fuerte golpeteo constante, situación que se extendió hasta a lo menos las 02:00 horas de la madrugada. Evidencia clave para acreditar el trabajo de ocultamiento que hizo el imputado en la casa de calle Covadonga, donde incluso la prueba revela el uso de tablas y clavos nuevos en la zona del entierro que no se relacionan con el resto del piso.

Búsquedas en internet: uso de cloroformo

La incautación de teléfonos y el análisis del tráfico de llamadas, además, permitieron establecer que el día de la desaparición, el 29 de julio, existió una conversación telefónica entre la madre y la víctima. Y se busca determinar si la madre le avisó del dinero.

Para la fiscalía es importante la revisión de los teléfonos incautados, ya que el personal del Cibercrimen de la PDI pudo extraer desde el celular de Bustamante el historial de internet. Entre el 20 y el 31 de julio habría revisado diferentes plataformas virtuales. Entre los criterios de búsqueda se encontrarían distintas formas de reducir a una persona, el uso de pistolas de electroshock, camisas de fuerza, medicamentos para dormir personas, como cloroformo, entre otras.

La confesión de la madre no ocurrió sino en la segunda declaración, tras ser ubicados ella y su conviviente por la PDI en un lugar cercano al embalse Lliulliu, en Limache. Quienes están al tanto de la investigación, indican que no solo reveló el homicidio y ocultamiento del cuerpo. En ese marco se conocieron los primeros antecedentes de una supuesta agresión sexual, información que ahora es materia de peritajes en el SML.

Huella digital la identifica

Fue de esta forma que finalmente oficiales de la Brigada de Homicidios lograron ubicar, bajo el piso del inmueble del imputado, los restos de la menor, además de sus vestimentas, entre otras evidencias.

Y ahora la fiscalía trabaja en ordenar la prueba y recolectar, también, evidencia científica para la imputación del lunes. Hasta ahora existe claridad de la participación de Bustamante en el homicidio calificado. Incluso la fiscal María José Bowen gestionó en el Juzgado de Garantía de Villa Alemana una orden de detención por este delito.

Sin embargo, ahora el Ministerio Público trabaja en verificar si hubo agresión sexual, lo que podría aumentar la pena hasta el presidio perpetuo calificado. Y también se definen las agravantes, como la alevosía o la premeditación.

Todas las diligencias pendientes fueron las que fundaron ayer la decisión de la fiscal regional de Valparaíso, Claudia Perivancich, para ampliar la detención hasta el lunes. Detención que el tribunal local declaró como legal.

En la audiencia, además, se pidieron peritajes tendientes a establecer la salud mental de Bustamante en el Hospital Salvador.

Click para comentar