-->

Escribe y presiona enter

Ventilador mecánico hecho en Chile pasó con éxito pruebas clínicas

On
Ventilador mecánico hecho en Chile pasó con éxito pruebas clínicas
Después de superar más de 450 pruebas técnicas, de aprobar el testeo en animales y finalmente, de sortear con éxito su uso en pacientes con corovavirus internados en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile y en el Regional de Concepción, el primer ventilador mecánico hecho en Chile está listo para comenzar su fabricación.

El prototipo del "Dispositivo de Asistencia Ventilatoria Mecánica" elaborado por Asmar y la Universidad de Concepción obtuvo la validación de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi) y del Consejo Multidisciplinario de Facilitación de Gestión Crisis Covid-19, convirtiéndose en el primer ventilador de fabricación nacional, que surge de la iniciativa "Un Respiro para Chile", impulsada por el Ministerio de Ciencia.

"Fueron más de dos meses de mucho trabajo, que finalizaron con un equipo que cuenta con 60 horas de ventilación en pacientes Covid", dice Cristián Machuca, jefe del departamento de sistemas de armas Asmar-Talcahuano.

¿En qué consiste el ventilador chileno? Cristián Machuca, impulsor del proyecto, explica sus cuatro partes.

"Está basado en un resucitador manual del tipo ambu que es presionado a través de un sistema de pinzas con un accionamiento electromecánico. Este dispositivo es el que bombea oxígeno hacia la vía aérea del paciente. La vía tiene tres direcciones: una para inhalar y exhalar, con un sistema de válvulas que permite el paso del aire en esas dos direcciones sin que se mezclen. Además, la exhalación va en dirección a una válvula Peep, que coloca una presión de resistencia cuando el paciente exhala y así evita que los alvéolos del pulmón colapsen y quedan cerrados sin que después se les pueda bombear aire", detalla el capitán de fragata.

La segunda parte es el módulo de electrónica. "Permite controlar el funcionamiento del motor que activa o acciona el ambu. Tiene microprocesadores, fuentes de poder, y otros componentes electrónicos".

Luego viene una interfaz gráfica. "Un computador que se comunica con la tarjeta electrónica y permite traspasar la información de los sensores de presión y flujo que hay en la vía de aire a una pantalla para el monitoreo del personal médico. Ahí se pueden ver los valores ajustados y medidos como volumen de aire, frecuencia respiratoria, presión de asistencia, entre otros".

Por último, cuenta con un sistema de batería que permite que el equipo funcione hasta 3 horas sin estar conectado a la red eléctrica. Todo va armado en una estructura tipo carro donde está la pantalla y detrás de ésta, el módulo con el ambu y la vía.

"Estamos listos para la fabricación. La cantidad será según las necesidades que nos pida el Ministerio de Salud", dice Machuca.

El ministro de Ciencia, Andrés Couve, destacó el trabajo de este ventilador y confirmó que pronto estará operando en centros de salud. "Esperamos que en 3 semanas se puedan empezar a producir cerca de 25 unidades semanales y podamos llegar a tener 1 00 ventiladores".

Click para comentar