-->

Escribe y presiona enter

Médicos debaten sobre condiciones para levantar las cuarentenas

On
Médicos  debaten sobre condiciones  para levantar las cuarentenas
Haga el siguiente ejercicio mental: trate de calcular, sin mirar el calendario ni revisar internet, cuánto tiempo lleva en cuarentena. Cuánto lleva levantándose de la cama para dirigirse a ninguna parte, hablándole a una pantalla de computador como si fuese una persona, usando el mismo pantalón de buzo sin que nadie se dé cuenta. O peor, sin que a nadie le importe un comino.

El tiempo se ha vuelto un lánguido chicle que no para de estirarse, pero resulta que en algún momento hay que ponerle fin. Y si bien en las últimas dos semanas ha habido una baja de casos, las autoridades no han dado aún pistas de una fecha concreta para terminar con la cuarentena.

Juan Carlos Said, master en Salud Pública en el Imperial College de Londres, más que fecha, prefiere hablar de condiciones mínimas.

Contagios a la baja. "Primero", dice, "debe haber una baja constante de contagio durante al menos tres semanas".

Gabriel Cavada, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, se conforma con dos. "Pero una baja sostenida, eso sí. No que baje uno o dos días y luego repunte".

Un RO menor a 1. Segundo, agrega Said, "la tasa de contagio (el RT) debe ser 1, lo que significa que un contagiado solo alcanza a contagiar a una persona. Por lo tanto, la pandemia se detiene".

"Yo preferiría que fuera un R de 0,5", dice Cavada, "lo que significa que el contagio disminuye a la mitad".

Paula Bedregal, académica del Departamento de Salud Pública de la UC, es un poco más categórica: "Tienen que ser tres mediciones seriadas con un RT menor a 1. No 1, sino menor a 1", dice. "Tres mediciones seriadas quiere decir el promedio semanal de tres semanas consecutivas del RT. El promedio de una semana comparada con el promedio de la semana siguiente, etcétera. Este es el principal parámetro que ha seguido la mayoría de los países que han iniciado desconfinamientos".

¿Qué tan alejados estamos de eso? "Lo principal aquí", responde Bedregal, "es que hay que mirar el fenómeno a nivel comunal. Si miramos la Región Metropolitana en su conjunto, tenemos un RT en junio de 0,9, pero eso no nos sirve si hay comunas que tienen un RT alto. Conchalí tiene un RT de 1,2; Lampa de 1,3; Padre Hurtado de 1,4, en fin. Hay que esperar una baja en todas las comunas de Santiago para desconfinar".

Camas UCI. Otro parámetro importante es la capacidad del sector hospitalario para atender casos críticos. "No sacamos nada con desconfinar -apunta Said- si las camas críticas siguen colapsadas en Santiago (actualmente están al 94% de su capacidad), donde además, 220 están ubicadas en lugares en que no debieran: en unidades de pacientes críticos pediátricos, en hall de hospitales, etcétera".

Bedregal dice que debieran estar ocupadas, como máximo, un 80% de las camas críticas para pensar en ponerle fin a la cuarentena.

Trazabilidad y PCR positivos. Juan Carlos Said pone como última condición el que se logre un 80% de trazabilidad de los casos y un 5% de positividad en los test de PCR. "Las dos cosas van de la mano", dice. "Si logramos la trazabilidad del 80% de los casos y sus contactos, que significa identificarlos y aislarlos, detenemos el virus. Pero no sacamos nada si los casos positivos siguen al 19%, como pasó hoy (lunes). Eso quiere decir que sigue habiendo muchos contagiados que se nos escapan. Si tuviésemos un 5% de positivos, en cambio, significa que estaríamos delante de la pandemia".

"Pero aquí hay que hacer una nueva advertencia", dice Bedregal. "Necesitamos una buena trazabilidad en todas las comunas, sin excepción. ¿Qué sacamos que en algunas comunas tengamos buenos índices y en otros no?".

¿Fecha para el fin de la cuarentena? Gabriel Cavada calcula que en septiembre. Said es mucho más optimista. "Creo que va a ser a fines de julio", dice. En esta apuesta Bedregal prefiere pasar.

El regreso tendrá que ser paulatino

Juan Carlos Said dice que sería bastante torpe de nuestra parte, una vez que termine la cuarentena, hacer como si aquí no hubiese pasado nada. "No podemos tener la misma vida de antes de que decretaran la cuarentena", afirma. "Las actividades debieran recomenzar asegurando el distanciamiento social y haciendo obligatorio las mascarillas en los espacios públicos. Eso para empezar".

Paula Bedregal comenta que las políticas seguidas por los países que han comenzado a desconfinarse han sido bastante dispares. "En todas partes, eso sí, la apertura ha sido manteniendo las restricciones a las agrupaciones de personas", dice. "Los espacios recreativos han vuelto a funcionar, pero con bastantes normativas restrictivas. Y en algunas partes los escolares han vuelto a clases, pero en otras no. Aquí no hay una regla única. Hay países que, teniendo una tasa de reproducción del virus (el RT) de 1, los niños han vuelto al colegio, y en otras partes han esperado un RT de 0,4 para permitirlo".

Click para comentar