-->

Escribe y presiona enter

La nueva vida de Frank Lobos: "Tengo 43 años y voy a ser abuelo"

On
La nueva vida de Frank Lobos
Han pasado 27 años desde que fue tercero en el Mundial de Japón Sub 17. Frank Lobos se detiene en ese dato. Repasa su mente, se mira y le cuesta creer el rumbo que tomó su vida. "Tengo 43 años y voy a ser abuelo. Fui papá joven, a los 18", dice el volante.

Se le oye feliz a Lobos, una máquina en el mediocampo. "Hoy mido 1,62 y en Japón, con 16 años, 1,60. Solo crecí dos centímetros, jajajá. La baja estatura fue una ventaja para eludir rivales", recuerda.

De hecho, tanto la rompió en Japón, que fue elegido dos veces el mejor jugador del partido. La vez más valiosa fue ante Polonia, por la medalla de bronce que Chile ganó a los penales y cuya repetición será exhibida este domingo por el CDF.

Su alma de cabro chico pelusón quedó retratada cuando el reportero de Canal 13, Antonio Neme, le preguntó en camarines a quién dedicaba el triunfo. "A toda mi familia, para mis abuelos y para mis pololas", dijo muy campante.

"Jajajá, era una broma que hice y es chistoso verme la cara nuevamente, con 16 años y en medio de la alta competencia. Son momentos bonitos y alegres. Un sueño cumplido", dice.

-¿Cómo cambió todo en 27 años?
-Imagínate. Hoy me veo como un padre, en una etapa muy distinta de la vida, sin pensar que iba a estar así.

-¿Estar así cómo?
-Orgulloso de mis cuatro hijos. La Yanara, mi hija mayor, es una kinesióloga de tomo y lomo. Ignacio, de 24, de muy buena proyección en Santiago Morning, se lesionó tibia y peroné y no pudo seguir jugando. Ahora sigue ligado al fútbol como director técnico titulado en el INAF.

-¿Y los otros más pequeños?
-Luego Joaquín, de 18, que no tiene motivaciones con el deporte, es un niño muy especial, un genio. Y Gaspar, de 12, que juega en la Sub 12 de Colo Colo.

-Tan joven y será abuelo.
-Ya me veo abuelo. Mi hijo Ignacio será padre en menos de un año. En 27 años pasaron muchas cosas que me hicieron madurar, pasarlo bien, querer a mi familia y a mis hijos. Estoy muy contento y realizado. Lo que queda es dejar una buena huella y ser recordado con cariño. Fitalmente, eso es lo que más vale. Lo demás es superficial.

-¿Sigue ligado a los Sub 17? Sé que Manolito Neira es como su hermano.
-Sí, pues. Manolo es mi hermano. No solo sigo unido con Manuel, sino que también con la generación con la que me crié. Ahora les damos valor a las cosas importantes. Yo llegué el 85' a la escuela de fútbol de Colo Colo. Ahí empezaron a llegar Manuel Neira, Héctor Tapia, Juan Carlos Alegría, Francisco Arrué, Pablo Contreras, Ariel Salas y Marcos Muñoz. Felizmente, con ellos mantenemos cercanía.

-¿Qué fue de sus abuelos, a los que les mandó saludos en el video de los camarines?
-Me trajo recuerdos de infancia, porque mis abuelos fallecieron, Wenceslao, María, Carlos, que era boxeador. Mi padre falleció hace ocho años y Alba, mi madre, sigue viva. Ella me acompañó en mis inicios. Me llevaba con lluvia, viento, sol y verano a entrenar, en las micros Recolera Lira y Pablo de Rockha. Eran otros tiempos.

-¿Alba es independiente?
-Alba es moderna. Vive sola y es independiente, jajajá. La vida continúa. Yo tengo otra pareja, Yessenia Avilés. No tenemos hijos juntos, pero vivimos con los hijos de Ella tiene una empresa de perfumes (IG ella, Lucas y Joaquín. @perfumeria_yessenia). Ahora pienso que son tantas cosas en 43 años.

-¿Y usted sigue con las escuelas de fútbol de Colo Colo?
-Ahora trabajo comentando fútbol y en el desarrollo de niños con la entrega de herramientas sociales. Y escuelas de fútbol.

-¿Cómo es eso de trabajar como corredor de propiedades?
-Nunca pensé que iba a trabajar en desarrollo inmobiliario. Tengo hartos jugadores que trabajan con nosotros, invierten en propiedades y nosotros prestamos asesorías jurídicas y financieras.

-Eso es otro mundo.
-Sí, es un mundo de riesgo, innovador. Me gusta. Mi empresa se llama "Barrio Nuevo" (Instagram @portalbarrionuevo), que es una corredora de propiedades. Mi socia es Jenny Arroyo, con quien la creamos hace como cuatro años.

-¿Cómo dio ese paso?
-Porque mi familia tenía distintas propiedades y yo fui tomando el liderazgo administrativo para la venta que eran de herencia. Fui indagando y comencé a comprar. Ahí conocí a Jenny.

Click para comentar