Escribe y presiona enter

▷ Ventajas y desventajas de vivir en un departamento en primer piso

On
Ventajas y desventajas de vivir en un departamento en primer piso
Cerca del final del clásico cinematográfico de 1990 llamado "Pretty woman", el protagonista decide ir en busca de la chica. Por desgracia ella vive en el último piso y, afectado por el mareo que le causa la altura, una vez que llega al destino el tipo le pregunta por qué demonios vive tan arriba.

"Es lo mejor", replica ella, remedando la respuesta del hombre cuando lo conoció y disfrutaban de un penthouse en Beverly Hills.

¿Es mejor más arriba? La opinión mayoritaria es que sí.

"En los edificios se estila que a mayor altura, más caro el departamento. Es por la vista, porque se sienten menos ruidos y, entre otras cosas, la nula probabilidad de sufrir una filtración de arriba, por ejemplo", explica Luis Vallejos, de la empresa LVK Administración.

La excepción a la regla son esos primeros pisos con patio, inmueble apetecido por cierto segmento de público y que dejó de estar disponible en los nuevos proyectos inmobiliarios.

Bien escaso

"En buena parte de los diseños de los edificios de altura, las áreas comunes quedan en el primer piso porque es más fácil tener esos servicios donde hay más superficie disponible para ofrecerlos a la comunidad", explica Francisco Badia, gerente general de Inmobiliaria Campus.

Por eso, los departamentos en primer piso y con patio suelen existir en proyectos más antiguos o de menor altura, como cuenta Víctor Danús, gerente general de la empresa ProUrbe Gestión Inmobiliaria.

"En las zonas donde se aplican restricciones de altura para construir, el primer piso suele ser habitable y se da en sectores residenciales de Las Condes, Ñuñoa, Providencia y Lo Barnechea. Donde se levantaban más casas, hoy se hacen departamentos con primer piso", cuenta.

Casa relativo

Julio Román vive hace 16 años en un primer piso con patio en Recoleta. Y está encantado.

"El patio es lo mejor. Tengo plantas, árboles, de todo. Eso es lo que más me gusta. Por eso vivimos aquí", cuenta.En su caso el edificio es bajo, por lo que no tiene problemas con los vecinos, que son pocos.

"No es llegar y poner un árbol en el patio del primer piso. Si bien genera esa sensación de propiedad y de libertad, uno no es dueño del patio ni se puede hacer lo que quiera, ahí rigen las reglas de copropiedad. No se puede hacer una piscina, por ejemplo", comenta Cristóbal Promis, gerente de segmento de Inmobiliaria Almagro. Esto incluso afecta directamente al deseado quincho: si hay prohibición de hacer asado a carbón en la comunidad, esta ley rige también para el dueño de ese pedazo de patio.

Seguro a ratos

Ingrid Reifschneider vive hace 14 años en su departamento con patio y se sentía segura hasta que le robaron la bicicleta: se saltaron la pandereta del vecino, cruzaron un patio adyacente, llegaron al suyo y le sacaron la bici.

"Eso fue una lata. Esto llevó a la administración del condominio a levantar la reja existente por petición nuestra y seguridad de la comunidad", cuenta.

La seguridad depende mucho de las medidas que tome la administración de la comunidad y de la ubicación del inmueble respecto de los cierres perimetrales. El otro lado de la moneda está en los buenos accesos.

"Hay facilidad de desplazamiento en compras y acceso. Se evita el ascensor y para emergencias la salida es mucho más expedita", dice Danús.

La temperatura

Dada su ubicación cercana al piso, la temperatura interior de un departamento en invierno suele ser bastante fría. La superficie donde está construido es distinta de la que separa el resto de los pisos del edificio. Esto se compensa en el caluroso verano, porque no suelen recibir demasiado sol directo.

"El frío no es tanto tampoco. Es cosa de temperar porque en nuestro caso está bien aislado. Y en verano es muy agradable", dice Julio Román, contento.

El patio es de la comunidad

Si bien el precio de los departamentos en primer piso suele ser mayor que otros similares con el mismo número de habitaciones, al tener más metros cuadrados por el patio, cuando se calculan los gastos comunes no afecta en nada.

Explica Luis Vallejos, de LVK Administración: "El gasto común se calcula para cada unidad según una tabla de prorrateos y donde este factor está relacionado al tamaño de cada unidad construida, no del piso ni de su ubicación", explica.

Esto pues, en rigor, ese patio no es suyo sino de la comunidad. Por eso no puede hacer una piscina ni plantar una araucaria, por ejemplo.

Click para comentar