Escribe y presiona enter

Rodrigo Sepúlveda entrena a sus hijas, ellas lo hacen sufrir en TikTok

On
Rodrigo Sepúlveda entrena a sus hijas, ellas lo hacen sufrir en TikTok
Rodrigo Sepúlveda (47) se toma para la risa las tallas con que lo taparon sus seguidores en Instagram, después subir un video con un coqueto bailecito. Sus hijas Renata (17) y Javiera (14) fueron las culpables. Ellas lo convencieron, sin mucho trabajo, de que sería una estupenda idea mover las caderas en la aplicación TikTok, bajo el hipnotizante ritmo del tema Laxed-Siren Beat, de Jawsh 685. Y caía de cajón que algunas de las casi 65 mil personas que vieron la publicación hasta las cinco de la tarde de este martes le tiraran la talla por las redes sociales. Que le falta aceite en las caderas, que Vodanocic baila mejor, que siga participando.

Sepúlveda confiesa que no sabe decirles que no a sus hijas, a pesar de declararse un verdadero tronco en las artes dancísticas. No lo reconoce abiertamente, pero se le nota el babero cuando habla de ellas y de su esposa, Paula Zaror, con quien cumplirá veintiún años de casado. "La conocí en la Universidad Andrés Bello y hemos tenido una vida maravillosa. Mis tres mujeres son mi vida, mi equipo", advierte.

"Somos de mucha piel, pero los abrazos y besos cariñosos ya no son tantos, porque tengo que trabajar mucho y he tenido que salir mucho de la casa, por lo que la distancia con ellas la he tratado de respetar para que no se enfermen y así evitar riesgos", explica.

Como buen periodista deportivo, Sapu, como también le dicen, tiene clarita la ficha técnica de sus retoños.

-Renata, de pelo más claro: "Ella es una mujer súper equilibrada y le va excelente en el colegio. Es una persona muy alegre, muy carismática y entretenida. Pololea y tiene muy buenas amigas. Es una mujer que te regala siempre un buen consejo, junto con una amplia sonrisa. Aparte, muy inteligente".

-Javiera, la más chica, de pelo negro: "Ella es una niña muy histriónica, con mucha personalidad. Posee cualidades comunicativas y es muy querida por sus amigas. Le gusta hacer videos en TikTok y es fanática de las series. Así son mis dos hijas. Diferentes, pero con grandes virtudes".

Entre las diferencias, aclara que las niñas salieron con tonalidades de pelo distintas, porque "aunque no lo creas, cuando más chico yo tenía el pelo más claro. Por eso la Renata salió con el pelo castaño más claro y la Javi más morena. Lo importante es que son dos niñas muy felices y alegres, de energías muy positivas. Y les gusta hacer mucho deporte. Yo las entreno".

-Usted es cinturón negro de taekwondo, ¿cómo las entrena?
-En los momentos en que podemos estar juntos las entreno o ellas ven en YouTube clases de alguna disciplina deportiva más funcional. En mi casa se hace una hora de ejercicios y participamos todos. Nuestro entrenamiento no es difícil: saltamos la cuerda, hacemos abdominales, flexiones, trabajo cardiovascular, nos movemos, saltamos, tengo unos elásticos, hacemos TRX. Se trata de un circuito rápido. Hacemos mucha explosión y procuro que muevan todo su cuerpo. Y como te contaba, les encanta mucho TikTok, Siguen páginas internacionales. Graban y la pasan muy bien. Claro que todo esto es en sus espacios libres, porque siguen con clases online. Ellas leen mucho, aunque también ven muchas series. Este tiempo no ha sido tedioso. Nos ayuda que somos muy caseros. Nos gusta estar en la casa para compartir, pasarla bien, conversar y comer.

-¿Comer?
-Hemos cocinado harto. Cosas como dobladitas y postres, aunque tuvimos un inconveniente. Un día dijimos: vamos a hacer un pie de limón. Pero cada uno llegó con una receta distinta. Las variaciones eran pequeñas: endulzante en vez de azúcar; merengue más seco o más líquido, en fin. Empezamos a hacerlo, pero ni te imaginas cómo fue la discusión, una cosa terrible. No nos pusimos de acuerdo en la cantidad de limón, en el merengue, en la refrigeración. En resumen, el pie de limón quedó desastroso, malo, muy seco. Quedamos con tantas ganas que, al día siguiente, tuve que ir a comprar uno chiquitito para sacarnos las ganas. Nos dimos de cocineros, pero fracasamos. En todo caso, nos han salido buenísimas las dobladitas, los brownies y las pizzas caseras.

Sepúlveda, a pesar de pasarla chancho con sus hijas y señora, reconoce que leer las noticias en el Mega, los sábados y domingos, lo tiene feliz. "Ha sido una experiencia maravillosa, porque hay un equipo extraordinario que me ha hecho sentir muy bien. Es un proceso en que estoy aprendiendo y disfrutando".

-¿Y qué pasará con los bailecitos en TikTok?
-Como en las películas, eso continuará.

Click para comentar