-->

Escribe y presiona enter

Natalia Duco: "Me encanta andar por ahí en traje de baño"

On
Natalia Duco
Cerrar los ojos, dar paso a la respiración consciente, y que todo está listo para comenzar el viaje mental. Con el confinamiento decretado, por estos días Natalia Duco activa muchas veces el modo teletransportación y, para sentirse bien, se imagina instalada en un lugar donde mirar y escuchar puede ser el mejor panorama. En el mar, dice Natalia, estudiante de sicología de cuarto año, es donde mejor le fluye la introspección.

"Cuando ando bajoneada, trato de ir la playa más cercana que tenga, porque necesito andar a pata pelada por la arena. El mar tiene algo más especial. Por mi carrera deportiva, siempre he tenido que perseguir el verano, así que ahora en Chile, y encerrada en otoño, no me queda más que imaginarme el agua, jajajá", dice la lanzadora de bala, que por estos días aparece en televisión como participante de "MasterChef celebrity" de Canal 13.

Precisamente, por ese apego al mar, la playa, el sol y la arena, la deportista se inspiró hace un par de noches y escribió en su cuenta de Instagram (@nataliaduco) un reflexivo mensaje con ideas-fuerza muy potentes: amor propio, amor a la playa y conciencia ambiental. Todo acompañado de una halagada foto con bikini y varias frases existenciales.

"Me encanta andar por ahí en traje de baño, sin preocupaciones, llena de arena y revolcándome en la orilla de la playa como chanchito en barro", posteó.

En su peregrinaje deportivo, Natalia ha tenido la fortuna de chapotear en las mejores playas del mundo. Paso muchísimos años en Cuba entrenando y también disfrutó de los balnearios que están a cinco minutos en Bradenton, Florida, Estados Unidos, donde estaba el centro de alto rendimiento al que acudía.

"Con el encierro, a veces una se pone melancólica y piensa en las cosas que hacía antes y que ahora no puede. Entonces la sensación de estar en la playa es muy liberadora. Una anda casi sin ropa, muestras tu cuerpo de una manera relajada, guata pelada y con el cabello al aire. Por eso me gustameterme al agua, revolcarme en la arena, y que mi piel sienta todo eso".

-Eso se llama escalopa.
-Jajajá, sí, escalopa. Todo el rato. Soy muy aperrada.

-La llenaron de elogios por su posteo: desde el mensaje hasta el bikini.
-Le gente ha sido muy amorosa conmigo. Y bueno, más que un bikini yo priorizo la comodidad. En Chile, por ejemplo, por mucho tiempo entrené en Maitencillo y arrendé una cabaña donde me hice un foso. Y terminaba mi sesión matinal y después me metía con patas y peto al agua congelada, porque era ideal para la recuperación. Así que si no tengo un traje de baño, no pasa nada y me meto con short o patas. O si mi ropa interior pasa piola, también. Es la mejor terapia, física y mental.

-Con todo lo que te ha pasado como el castigo por doping, y la muerte de tu entrenadora (Dulce Margarita Díaz), ¿cómo está el ánimo?
-Sinceramente este último tiempo ha sido muy difícil y he pasado por momentos oscuros, muy duros, muy dolorosos. Lejos lo más difícil de mi vida, pero por otro lado las peores crisis siempre te obligan a sacar lo mejor de ti porque no existe otra opción. O saco lo mejor de la Natalia o hasta aquí nomás llegué y no soy capaz de ni siquiera levantarme de mi cama con una depresión terrible. Pero tengo una fuerza que me la entregó mi familia, el deporte y sobre todo mi entrenadora. Y por su recuerdo y todo lo que hicimos juntas, lo mínimo que puedo hacer es pararme de nuevo y darlo todo. Y miro hacia adelante y me pregunto cómo lo voy hacer porque no tengo nada, pero creo que ahí está el desafío.

-El enfoque está entonces.
-Completamente y es lo más importante ahora. Tener las ganas, tratar de ser flexible con una misma e ir viviendo las emociones. La filosofía que he tratado de llevar después de todo lo que me pasó tiene que ver con probar cosas nuevas y pensar qué puedo seguir explorando dentro de mí. El dolor también fue un vehículo que me permitió salir adelante, pero por eso estoy de pie y muy bien. Cuando pasó lo de mi entrenadora lo de la sanción pasó a un segundo plano. Ahí recién descubrí lo que era un dolor de verdad y eso me ha ayudado a tener más madurez para seguir en la universidad, estar en el desafío "Master Chef" y rearmar mi carrera deportiva. No dejarme caer. No ha sido fácil, pero todos los días doy la pelea para superar mis temores.

- Y cuando esto se acabe, la playa te espera.
-Tal cual. Aunque llueva y me tenga que tirar con ropa, igual me voy a meter al agua.

Click para comentar