Escribe y presiona enter

▷ María Inés Facuse cuenta cómo se gana la vida en Miami

On
María Inés Facuse
María Inés Facuse (42) entra a las ocho de la mañana, generalmente de lunes a jueves, y sale a eso de las cinco de la tarde de su nuevo trabajo. Desde hace unas semanas funciona en una panadería de Miami. "No es deshonra. Al contrario. Estoy feliz porque la situación que estamos viviendo en el mundo es complicada. Muchos están quedando sin trabajo y gozo de tener uno", dice Nené, como la llaman sus amigos.

La ex esposa de Sergio Jadue, de quien está separada desde 201 8, cuenta que se las ha ido arreglando de a poco en el país del norte. "Hago pan judío y al principio me costaba bastante, pero tenía que aprender nomás porque necesito el trabajo. Ahora soy una experta y estoy feliz trabajando. De algo tengo que vivir y esto ha sido una gran oportunidad", agrega. Este 1 de mayo le tocó turno: "Tuvimos que limpiar toda la panadería, mover máquinas, lijar el piso y sacar una mesa que estaba pegada al suelo".

Gana 10 dólares por hora en la panadería. "Eso me sirve para poder estar acá en Estados Unidos. Antes había trabajado en McDonald's y Burger King, cuidando a adultos mayores y en una agencia de aseo, que es lo que mejor pagan acá. A veces limpiaba dos casas en un día. Todo eso me sirve para arrendar un departamento y pagar una deuda de 11 mil dólares que contrajo Sergio. Me había dicho que arrendara un departamento y que él me lo pagaría para estar con la niña, pero al final no lo hizo y quedé endeudada. Tuve que vender mi auto para cancelar algo de la deuda y he salido adelante con los trabajos que he tenido", dice.

Facuse destaca que cuando conoció a Jadue él no tenía trabajo. Ella sí. "Para mí no es un problema. Y tengo que hacerlo también para poder estar en Miami esperando que se resuelva el tema con mi hija Sabja. Estamos en varios juicios: por violencia doméstica y pensión alimenticia, entre otra cosas. También está el tema del divorcio, para dejarme sin estatus migratorio, y no ha querido firmarlo. Sólo pidió para que me lo quitaran y ya que no lo tengo estoy ilegal en Estados Unidos, pero no me pienso rendir", sostiene.

María Inés tiene miedo de no poder ver más a su hija. La tuición la mantiene él, a partir de una sentencia que ella ya impugnó. "Esto es un súper castigo. Siempre me decía que iba a cambiar su actitud. Al final le dije que no y no me voy a dar por vencida hasta que pueda estar con Sabja. Al menos hasta tener el régimen de antes, siete días conmigo y siete días con su papá. Mi vida acá en Miami ha sido una tortura", explica.

-¿Por qué se fue a Miami?
-Pensé que iba a cambiar con todo lo que le estaba pasando y quería que mis hijos estuvieran con su papá. Sabía que él nunca iba a volver a Chile y por eso me fui. Yo estaba empelotada cuando me enteré de lo que había pasado con el tema de la FIFA. Te juro que no lo sabía y cuando lo supe le dije. Al principio veía Netflix todo el día. Él podía hacer otras cosas, pero estaba pendiente todo el día de Chile, donde no va a volver nunca. Eso ya pasó para mí y seguiré luchando para estar con mis hijos. Siempre quise tener una familia, sobre todo después de la partida de mis padres.

-¿Le gustaría volver a Chile?
-Obvio, es mi país. Allá están mis amigos, las personas más cercanas. Y no lo hago por mis hijos. No voy a alejarme de ellos por todas las mentiras que ha dicho. Él tiene el don de la palabra. Si se atrevió a insultar a mi abogado y a mis amigos que tengo acá. Así que lo primero es recuperar a mi hija y después veré qué voy a hacer. Lo que más me duele es que no he podido estar con mi hija hace un año.

-¿Tanto tiempo?
-Estoy en terapia de reunificación familiar de manera online porque la corte así lo decretó. También se decretaron visitas supervisadas, pero Sergio no la ha llevado. Siempre tiene alguna excusa. No me deja hablar con la niña, me tiene bloqueada. Ha sido todo un martirio.

-¿Y ni siquiera se ha acercado al colegio que va para verla?
-Podría hacerlo, pero no quiero hacerlo porque tengo miedo. Quiero terminar la terapia y volver al régimen anterior, como te decía, para estar siete días con ella.

-¿Y cómo se entera de su hija?
-Mis mejores amigas, que son las mamás de compañeras de Sabja, me cuentan cómo está mi hija. Incluso una vez Sergio le decía que no se juntara con esas niñas y un apoderado le paró el carro. Le dijo que la estaba cagando. Podría seguir diciendo miles de cosas en contra de él, pero no vale la pena. Solamente quiero poder estar con mi hija para abrazarla. No saben lo que es no poder estar con ella en Navidad, Año Nuevo, Día de la Madre o su cumpleaños. No sé cómo estoy parada, pero voy a dar la pelea.

-¿Cuál es el mea culpa que hace? ¿Gozaba de privilegios con Jadue?
-O sea, lo acompañaba en los viajes, cócteles. Para el Mundial me quedaba en otros hoteles y me trasladaba en vuelos comerciales. Yo estuve siempre en Buzios, pero jamás viajé en ese avión privado que supuestamente había arrendado Sergio. Ese fue Nibaldo Jaque. Eso puede ser mi gran pecado. Se han dicho tantas cosas de mí. Pero te puedo dar los contactos de las personas que me conocen y con las cuales todavía tengo cercanía en la ANFP.

Click para comentar