Escribe y presiona enter

On
Marcos Bolados
En un departamento del tercer piso en Antofagasta, Cristián Beltrán y Betzie López de Maturana llevan el duro día a día. El espacio no sobra. Tampoco el dinero. Mientras se preocupan de mantener la casa y a los dos pequeños que tuvieron juntos, ambos se desviven por Maximiliano, el hijo mayor que ya tiene cinco años. Él está postrado. Es el primogénito de Marcos Bolados, jugador de Colo Colo.

La semana pasada, el tribunal rechazó una demanda civil que interpusieron el 2018 en el Cuarto Juzgado de Letras de la ciudad, por negligencia. Culpan a la Clínica Antofagasta y al médico que asistió el parto, de dañar a Maxi, quien el 21 de marzo de 2015, al nacer, sufrió una asfixia neonatal y terminó con severos daños neurológicos.

"Es totalmente injusto, se debe hacer justicia", dice Bolados, quien desde Santiago ha ido monitoreando el caso de su hijo Maxi. "Hicimos la demanda por negligencia y desafortunadamente nos fue mal, la rechazaron, así es que ahora estamos en la Corte de Apelaciones para ver si nos pueden tomar un poquito más en serio", dice el futbolista.

Bolados, en todo caso, es cauto. Lo hizo notar en Canal 13, donde contó su caso, y lo hace ahora en estas líneas. Cuenta que vio a su hijo regularmente hasta que se separó de Betzie cuando se vino a jugar a Colo Colo. Y que es Cristián Beltrán y su ex mujer quienes se llevan el peso.

-¿Qué le parece que Cristián haya asumido el cuidado de su hijo?
-Estoy eternamente agradecido por lo que está haciendo Cristián por mi hijo y por la mamá también. Mi hijo necesita apoyo y ella se lo está dando.

-¿Cómo pudo guardar esa pena sin comentarla?
-Quienes me conocen saben que soy bien callado con esto y mis sentimientos. Sí he podido madurar y he aprendido a estar bien cuando hablo de él. A mí me pasó esto súper chico, a los 18 años, y me afectó demasiado.

-¿Quiere recomponer los lazos y verlo más?
-Lo que pasa es que estuve un año con él, todo bien, lo llevaba a la Teletón en Antofagasta, porque podía, pero me tuve que venir a Santiago y como me vine no podía estar viajando. Cuando tengo vacaciones, voy para allá para estar con él. Incluso mi mamá hace la pega mía en Antofagasta. Pero los que de verdad llevan el peso son la mamá y su pareja, ellos viven el día a día, lo que es de verdad estar con él.

Cristián Beltrán agradece sus palabras. Los lazos entre los tres se han ido estrechando por la causa común de hacer justicia, dicen. "No come, no mira, no llora, no ríe. Maximiliano está postrado, no hace nada. Mueve los puros ojitos, y las manitos y los pies cuando tiene espasmos", cuenta Cristián Beltrán e interrumpe su relato porque se pone a llorar.

-¿Al tocarle la mano mientras le habla al oído, hay respuesta?
-No, nada, Maximiliano no hace nada de eso. Es un niño dependiente 100% las 24 horas. Con decirte que cuando convulsiona, convulsiona en silencio, sus labios se ponen morados, pierde oxígeno y es como si estuviera muriendo y ahí tenemos que salir corriendo al hospital. Por eso necesitamos hacer justicia, porque no tiene una pieza clínica que es indispensable. Con Marcos tenemos súper buena comunicación, pero son gastos mayores.

-Usted lo asumió como papá.
-Con Betzie llevamos cuatro años juntos, Maxito tenía uno. Yo la conocí así y le dije que a iba a apoyar en todo lo que fuera necesario y hasta el día de hoy lo he hecho. Ahora estoy cesante porque estoy todo el día cuidando al Maxi, así es que tengo un lavado de autos a domicilio llamado Beltrán Carwash SPA.

Betzie, la madre, agrega sobre la negligencia que reclama: "Queremos hacer justicia para que el doctor no siga ejerciendo. El Maxi venía sanito. Era mi primer bebé, estaba entusiasmada, todos sus parámetros estaban perfectos... En el parto lo vi caer como muertito, con el edema, morado, sin respiración. Le di un beso y sabía que algo andaba mal".

Paulo Simón, el abogado, aclara. "Tenemos fichas del neurólogo, que cuando fue trasladado el menor al hospital de Antofagasta llegó con asfixia neonatal. Es una demanda civil sobre el doctor Carlos Herrera y la Clínica Antofagasta". La clínica aludida, respondió con un comunicado. "Empatizamos con la situación que afecta al menor de edad y a su familia. Respecto al caso, este se encuentra en los tribunales de justicia y Clínica Bupa Antofagasta, que ha entregado todos los antecedentes requeridos, continuará prestando toda la colaboración que se requiera para su resolución".

Click para comentar