-->

Escribe y presiona enter

On
La forma segura de guardar parafina
Al igual que algunas personas que se cruzan en la vida de uno, la parafina tiene mala fama por volátil. Pese a ello la queremos, pues ha sido históricamente la base de la calefacción del hogar. Y sigue el combustible más conveniente a la hora de conjugar precio y capacidad calórica.

Dicha fórmula es especialmente conveniente por estos días, con el valor del petróleo en el suelo. ¿Y que tiene que ver el crudo acá? Explica Gonzalo Escobar, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello: "ENAP -la Empresa Nacional de Petróleo- compra petróleo crudo y lo refina. De ese proceso saca la gasolina, gas licuado, kerosene y derivados. Entonces, si el precio de la materia prima disminuye, traspasa esa baja al público".

Esta baja es mayor en el caso de la parafina, pues a diferencia de la bencina para el auto, este combustible no se rige mediante el mecanismo de estabilización de precios.

"Por ejemplo, si todos los combustibles tienen que bajar 20 pesos, la gasolina y el diésel bajan sólo 5 por el sistema de estabilización. Pero el kerosene baja esos 20 pesos. Por eso sus alzas y bajas son más pronunciadas que el resto", explica.

¿Al por mayor?
Si está más barato, entonces sería bueno comprar mucho ahora y guardar para el invierno, ¿no?

No.
¿Por qué?


Por que no se puede. Más bien, no es recomendable guardar tanto. Como explica el superintendente de Electricidad y Combustibles, Luis Ávila, se puede realizar un máximo de compra de hasta dos bidones de 20 litros cada uno, que es la misma cantidad permitida de almacenamiento en un hogar.

"Para establecer el límite de 40 litros se tomó como base la mejor normativa y experiencia internacional, que señalaba que este número entrega mejores y mayores estándares de seguridad", asegura Ávila.

Sólo instalaciones comerciales o industriales pueden almacenar más parafina, si cumplen con las exigencias de seguridad.

Almacenamiento

El dónde almacenar es lo primero. Y acá la recomendación de la SEC es sencilla: debe realizarse en un lugar ventilado, protegido de los rayos UV, lejos de fuentes de ignición y del alcance de los niños. O sea, en el patio, balcón o logia donde no llegue el sol.

¿Y en qué? En los típicos bidones azules.

Esta recomendación no es antojadiza. Como explica el ingeniero José Miguel Arriaza, director de la escuela de ingeniería en Energía y Sustentabilidad Ambiental de la Universidad San Sebastián, es importante que el bidón sea el autorizado por la SEC pues el plástico debe ser resistente al hidrocarburo.

Este material es un polietileno de alta densidad.

"Es un material mecánicamente bastante resistente, lo que para contener combustible es importante, pues evita que se quiebre o se raje, además de ser impermeable, barato y disponible, y oscuro, para evitar el ingreso de la luz", dice el doctor en química Andrés Vega, director de departamento de Ciencias Químicas en Universidad Andrés Bello.

Una botella de bebida, por ejemplo, se degradará y romperá con el paso del tiempo. ¿Y el color azul? Es una clasificación.

"El azul marca lo que tiene el envase. El azul es parafina, el rojo es bencina y el amarillo, diesel. Es para no confundirse", agrega Arriaza.

¿Cuánto cunde?
Considerando que el tope de 40 litros no es una gran cantidad de parafina, es bueno saber cuanto podría durar. Esta cifra varía según el modelo de estufa.

"En las estufas a parafina antigua, un estanque te puede durar dos días, pero en las más nuevas y eficientes la cifra sube a cuatro o cinco días", asegura Arriaza. En ese caso, y considerando un estanque de siete litros, la carga máxima debería durar aproximadamente un mes.

Si está bien almacenada, la parafina puede durar mucho tiempo.

"Si está protegido de las altas temperaturas y en bidones herméticamente cerrados, la parafina puede durar años en buen estado", asegura Arriaza.

Click para comentar