Escribe y presiona enter

Antonella Orsini ya no se depila: "Me relajé en cuarentena"

On
Antonella Orsini ya no se depila
Inmersa en esta "nueva normalidad", que incluye teletrabajar, criar hijos, cocinar, hacer aseo, lavar ropa, ordenar, comer y dormir en el mismo lugar; además de respetar la cuarentena y la distancia social y hacer fila hasta para ir a comprar pan, Antonella Orsini (35 años) optó por darse un respiro. "Estoy sobreexigida", reconoce la actriz, instructora de yoga y madre de dos niños de 10 y cinco años.

Para darse un respiro, Antonella contó en su Instagram (@antonella_orsiniv) que decidió dejar de depilarse. "Claramente me relajé en cuarentena. Con todo lo que tengo que hacer, que es ene, pasé a segundo plano. Por eso quise liberarme un poco", explica.

-¿Le gusta andar depilada?
-Depilarse es claramente una costumbre social. A nadie le agrada depilarse. De hecho, a mí me duele, pero especialmente en verano encuentro que es más higiénico andar depilada. Aparte de que es una época en que uno muestra más el cuerpo. Pero creo que es una decisión personal. En esta etapa decidí andar liberada. Pero tal vez en tres semanas me depile otra vez.

-¿Es como rebelarse en un momento en que estamos llenos de restricciones y normas?
-Exactamente. Es lo que digo en mis clases de yoga. La sociedad nos impone un montón de reglas y estructuras. Yo tomo esta cuarentena como un período para hibernar, de recogimiento e introspección sin dejarse presionar por el resto.

-¿Cómo se ha sentido en esta cuarentena?
-A ratos me he visto un poco colapsada, porque tengo que estar en todas: casa, hijos, encierro. Hay momentos en que me siento al límite, apelando a toda mi paciencia y tolerancia. Además, los colegios te exigen mucho. Yo estoy sola con mis hijos y es heavy, pero me tomo la libertad de hacer las cosas a mi manera, sin sentirme culpable. Pero también hay una parte mía que le gusta hacer clases de yoga online.

Para el siquiatra del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Nicolás Libuy, "relajarse o flexibilizar algunas conductas puede tomarse como una vía de escape. Cuando nos cuesta adaptarnos a situaciones nuevas que nos generan algún nivel de angustia o sobrecarga, aparece el estrés. Cambiar algunas costumbres, como depilarse, o hacer cambios de look que antes no nos hubiéramos atrevido puede servir para liberarnos".

-¿Hay que encontrar un equilibrio en esta liberación? Le pregunto como para tampoco dejarse estar físicamente.
-Frente a la situación de la pandemia a veces es difícil compatibilizar ciertos roles. Por ejemplo, ¿quién soy yo en el trabajo, en la casa o con mis amigos? A veces es bueno mantener ciertos roles y en este sentido es recomendable conservar ciertos niveles de autocuidado y formalidad. Por ejemplo, tener horarios para dormir y comer, preocuparse de la imagen aunque estemos en la casa, alimentarse bien, levantarse todos los días.

Click para comentar