Escribe y presiona enter

Abogados encuentran nuevo nicho laboral: defender funados

On
defender funados
Hoy las funas son pan de cada día. En Instagram es común que se habiliten páginas sólo para acusar a alguien de pecados o delitos recientes o antiquísimos, reales o ficticios, irrefutables o dudosos. En Twitter y Facebook, todos los días asoma el nuevo protagonista de alguna funa y hay hasta páginas web dedicadas a recopilarlas.

Con esta arremetida, se ha abierto una creciente oportunidad laboral para los abogados. "Se ha ido generando un nuevo nicho en atención. En muchos de estos casos se acusa sin confirmar la información, por lo que se causa un detrimento mayor a las personas", advierte José Francisco Gallegos, socio de FGN Abogados y profesional litigante, quien ha llevado unas 15 causas de este tipo entre recursos de protección y querellas.

Gallegos subraya que en Chile existe libertad de expresión y uno, en teoría, puede decir lo que sea. "Pero hay que tener conciencia de que esos comentarios pueden tener una consecuencia judicial", advierte.

El abogado explica que hay dos maneras principales de perseguir judicialmente una funa: 1) Recurso de protección, acción constitucional donde se le pide a la corte que se pronuncie para borrar un contenido; 2) Querella por injurias y calumnias, que es un proceso judicial bastante más largo.

El primer caso por funas que vio Gallegos fue allá por el 201 5; desde ese entonces se ha especializado y le ha ido bien en tribunales. "Lo que ha ayudado mucho son los fallos jurisprudenciales en favor de acoger recursos de protección, aunque en materia penal es más relativo, porque se debe comprobar si existe el delito de calumnias".

-¿Qué es lo más complejo para usted al tomar el caso que involucre una funa?
-La contención del cliente. Si alguien ha visto damnificada su honra va a tratar de solucionar rápidamente el tema, pero uno debe explicar que todo tiene sus plazos, y por mucho que haga el trabajo más rápido, todo tiene también que ver con la velocidad de los tribunales. Nosotros como estudio hacemos la labor de instruir paso a paso lo que vamos a hacer y contenerlo, que es fundamental.

-¿No le da miedo de que lo funen a usted también si lleva una causa muy viralizada?
-Siempre uno como abogado está expuesto a muchas cosas y se puede ver involucrado en situaciones molestas. Personalmente, creo que toda persona tiene derecho al acceso a la justicia y son los tribunales los que definen un escarmiento. La funa es una forma de autotutela para buscar venganza en la que uno asume la misión de reestablecer un poco el orden: si todos nos funamos entre todos, esto se convierte en el Lejano Oeste.

-¿Cree usted que las funas son un área que van a crecer como nicho?
-Favorablemente -o lamentablemente- el abogado se nutre de este tipo de situaciones para tener nuevos campo de acción donde puede actuar y representar a personas. Pero debes ser responsable para saber discernir hasta qué punto puedo defender algo sin caer en alguna situación que sea perjudicial.

Cuánto se cobra

Andrea Núñez Béjar, abogada litigante en Derecho Civil, coincide en resaltar la importancia de la libertad de expresión, pero dentro de ciertos parámetros. ¿El problema? "Cuando se cae en atacar a la honra de otro o decir que fue autor de un delito".

Núñez define a una funa como manifestar públicamente que una persona ha realizado un acto delictivo o hizo algo que atentó contra otra persona. "Pero el derecho te dice que si tienes algo contra alguien, las acciones deben ser con una base jurídica y por los medios que corresponden. Las funas son en sí mismas ilegítimas, porque los medios para exigir un derecho son los que prevé la ley para hacerlo", subraya.

Los honorarios que un abogado cobra por funa varían. Si es por la vía constitucional, que consiste en presentar un recurso de protección ante una corte de apelaciones para que el material sea dado de baja, el cobro va entre $200.000 y $500.000. "Es algo que tiene bastante éxito, es relativamente corto y se remueve el contenido", afirma la abogada.

Si se trata de una querella por injurias y calumnias, se cobra la tasa de un abogado penalista. "Es bastante más dinero, por lo menos $1 millón, y es un proceso más larao: puede durar seis meses o un año", calcula.

-¿El bullying es lo mismo que una funa?
-El bullying es más complejo: es una relación abusiva que se da en los colegios: una funa puede ser entonces una manifestación del bullying. Pero la funa habla más de revancha o justicia por las propias manos.

Las más típicas

Iñaki Leguina Schenone, abogado de P&l y especialista en temas de Derecho de la Comunicación e Información, publicó en la web "Diario Constitucional" un artículo sobre las funas, para lo que investigó cerca de 70 roles de causa que habían sido judicializados. Lo que más se repetía eran delitos sexuales o acusaciones contra tiendas.

¿Algunas causas que él citó? Acusaciones de manoseo en un vagón del Metro, con foto del funado, publicadas en Facebook, que derivaron a una querella por injurias y calumnias y que concluyeron con la funadora debiendo pedir disculpas públicas en esta misma red social; o un recurso de protección presentado por un maestro, al que se le acusó de cobrar $15 millones por un trabajo que no terminó y del que se le publicó la cédula de identidad en Facebook.

"Estoy en contra del tema de las funas. Se entiende que puede haber personas que son víctimas de un delito, pero las funas a menudo se ocupan como un mecanismo para hacerle daño a alguien sin que haya defensa y dando una inmediata culpabilidad incluso pudiendo ser inocente", afirma.

-¿Es frecuente que una funa llegue a tribunales?
-Pasa poco, yo creo que ni un 10% sigue una vía institucional. Esta cultura de la funa lleva a que la justicia se haga por manos propias, el efecto que más se busca es el de venganza y desahogo hacia el funado.

Click para comentar