Escribe y presiona enter

▷ Pablo Zalaquett será candidato a alcalde por Vitacura

On
Pablo Zalaquett será candidato a alcalde por Vitacura
Pablo Zalaquett Said (56) lleva 8 años fuera de la política, trabajando como independiente, potenciando su carrera de ingeniero comercial. Actualmente es socio director de la agencia de comunicaciones Triangular. Hace un año, más o menos, dejó de acumular los cientos de papelitos amarillos donde escribía los pensamientos que se le venían a la cabeza por las noches. No los miró durante un buen tiempo, hasta que decidió escribir el libro autobiográfico que lanzará en abril próximo. "Sí se puede", se llama el texto de 123 páginas donde relata desde los cabezazos que se dio contra una pared a los 20 años cuando le informaron que su mamá falleció, hasta los 40 millones de pesos que pagó al Fisco para saldar el capítulo Penta.

Zalaquett dice que ya superó ese dolor punzante en un costado del torso que lo molestó todas las mañanas durante cinco años, luego de que en junio de 2015 fuera formalizado por delitos tributarios vinculados a la facilitación de facturas falsas a Penta para financiar su fallida campaña a senador por Santiago Poniente, el año 2013. En dicho duelo ganó su contraparte RN Andrés Allamand. En la página 117 del libro, Zalaquett, describe la derrota de esa campaña como la más difícil de su vida. "Mis hijos estaban viviendo fuera de Chile. Una sensación de angustia se apoderó de mí. Me levantaba tan temprano como todas las mañanas, pero por dentro arrastraba un vacío que pesaba en el pecho como un kilo de cemento", dice el texto.

"Hoy soy un Pablo Zalaquett 2.0", dice en modo reflexivo, mirando hacia una ventana con los ojos achinados y, esta vez, respetando con paciencia los silencios intermedios que Kramer, cuando lo imita, llena con una seguidilla de: "iiiiiiiii". A propósito, Zalaquett dice que nunca ha hecho ese sonido, que es un invento del humorista con el que alguna vez compartió un sushi para limar asperezas, una comida que terminó con Kramer advirtiéndole al político que no dejaría de imitarlo. Resiliencia, sostiene él, fue la actitud que adoptó y desde ese momento aceptó convivir con "Hablo Zalaquett", como se llama el personaje de Kramer. "Es parte de mi vida, aunque en un momento me hizo mal", dice. Se refiere a un episodio en particular, de agosto de 2012, cuando en su rol de alcalde de Santiago decidió desalojar a los estudiantes del Instituto Nacional que estaban en toma. Los jóvenes se burlaron de él entonando íes al unísono.

Zalaquett tenía planeado volver a la política en cuatro años más, cuando Felipe Alessandri terminara su gestión en Santiago, pero los planes se adelantaron y hoy es precandidato a alcalde por la comuna de Vitacura. "Se me dio la opción de ser candidato a alcalde por Vitacura, porque el actual alcalde ha dicho que no va. Siempre supe que volvería a la política y que nadie lo iba a entender", dice el político UDI. De ser electo en las próximas municipales, espera concretar la llegada del metro a la comuna y construir un segundo consultorio, cuenta.

La campaña para emprender este nuevo desafío, dice, será financiada con sus ahorros y ayuda de personas naturales. "Aquí no habrá ningún gran aportante. Lo más probable es que el gran aportante sea yo, jajá", precisa Zalaquett y agrega que sus amigos cercanos también lo ayudarán. El ex alcalde aún conserva fieles amigos del ambiente político que alguna vez alcanzaron un alto tonelaje en el espectro de derecha, como Pablo Longueira, un invitado seguro al lanzamiento de su libro.

- ¿Cree que la gente ya lo desligó del caso Penta?
- Nunca nadie me ha parado en la calle por el tema. Si recibí alguna crítica fue a través de Twitter, pero son las mismas personas que me criticaban cuando era alcalde. Ahora que puedan usar Penta para criticarte es distinto, pero no es Penta, es el sector político que representa. Para mucha gente ser UDI implica que te tienen que dar duro por redes sociales.

-¿Qué reflexión hace hoy sobre ese caso judicial?
- Mi reflexión es de cómo el mundo político en general no se planteó una ley que regularizara la forma de financiar la política, sin aportes empresariales. Esta forma de financiarla ocurría hace 30, 40 años antes que yo entrara en política. Pero la verdad es que yo nunca he visto que los parlamentarios legislen algo que no les convenga. Es muy fácil criticar el pasado con los estándares de hoy. Se juzgan actos de un momento, pero con los valores y miradas de este momento.

-Joaquín Lavín lidia a diario con la crítica sobre el mérito que puede tener un alcalde que gestiona a una de las comunas más ricas de Chile, a usted le podría quedar el mismo cuestionamiento en Vitacura.
-Soy un piloto preparado para turbulencias y hoy es un momento en que estamos en ellas. Hay cosas que son claves, en Chile hoy se les exige a los alcaldes que su comuna esté cada día mejor, pero también Chile les exige a la gente y al alcalde de Vitacura que la comuna sea solidaria. Y yo traigo mi fórmula. Lo que voy a proponer es que aquellas personas que son parte de las familias de los vecinos de Vitacura, gente que trabaja en labores del hogar, por ejemplo, puedan acceder a una serie de beneficios como mejores atenciones de salud, becas, jardines infantiles, actividades recreacionales. Creo que es una forma de integración.

Click para comentar