Escribe y presiona enter

Supe lo crack que fue mi papá cuando Sampras se acercó a saludarlo

On
Catalina, la hija de Jaime Fillol que trae de vuelta un ATP a Chile
Catalina Fillol se ríe y aclara que ella no es una de las protagonistas de la historia, sino que lo son sus hermanas Natalia y Ángela. Y "la historia" es aquella que ocurrió durante una transmisión televisiva del ATP de Viña del Mar, cuando su padre, el ex tenista Jaime Fillol, recibió una curiosa invitación del conductor, Pedro Carcuro. "La cámara enfocó a dos muchachas rubias en la tribuna y Pedro le dijo a mi papá que qué le parecía invitar a esas chicas después del partido. Y claro, mi papá le dijo que eran sus hijas. Todo al aire. Hubo un silencio incómodo. Carcuro pareció querer morirse", cuenta Catalina.

-Hasta el día de hoy Carcuro se pone rojo cuando le recuerdan ese momento.
-Jajajá, pero no, que se relaje. Mis hermanas lo tomaron con humor, todos en la familia lo tomamos así. Lo que más nos gustó fue la tranquilidad de mi papá para salir del paso. Caballero, como es él.

Catalina sabe lo admirado que fue su padre como tenista en los años 70 y 80. "Mucha gente lo ve en la calle y lo saluda con mucho afecto y cariño. Eso nos enorgullece, en especial porque siempre recalcan lo caballero que era en la cancha. Incluso gente joven le dice que sus papás o sus abuelos lo vieron jugar y que no olvidan su dupla con el Pato Cornejo en la Copa Davis. Para mí, eso es un orgullo", recuerda.

-Usted no lo vio jugar en su mejor momento.
-No, algunas de mis hermanas se acuerdan porque viajaban con él y mi mamá a los torneos. A mí me hubiese gustado verlo en su mejor momento, porque quizás así habría aquilatado antes lo que fue como tenista.

-Cuando chica ¿no sabía que su papá estaba dentro de los 15 mejores tenistas del mundo?
-No tenía idea. Yo vine a saber lo que fue mi papá cuando comencé a asistir con él a torneos importantes como Wimbledon y el US Open. La verdad, supe que mi papá era crack un día que Pete Sampras, siendo uno del mundo, se acercóél a saludarlo donde estaba mi papá con un "hola Jaime". Ahí caché bien quién era mi papá.

-¿Jaime nunca la incentivó a ser tenista profesional?
-Es que mi papá no es de imponer cosas. Lo único que nos ha tratado de imponer a todos los hermanos es la fe religiosa. El es católico y muy comprometido con la iglesia. Pero en lo demás, siempre nos ha dejado libres para elegir.

-¿Pero usted tenía condiciones para ser tenista de circuito?
-Yo saqué algunos genes de mi papá, como los gestos y su derecha plana, jajajá. Pero no su revés, porque el mío es a dos manos. Yo tenía la disciplina para jugar tenis porque entrenaba todos los días después del colegio. Pero, cuando estaba en tercero medio le dije a mis padres que en vez de jugar profesionalmente prefería optar por una beca para estudiar en Estados Unidos. Y gané esa beca, estudié y me titulé como sicóloga infantil. Si hubiese sido buena o mala en el circuito profesional no lo supe nunca. Pero, no estoy arrepentida.

Una de cuatro mujeres

Catalina hoy está a punto de comenzar uno de los más ambiciosos proyectos familiares: el AT P Tour de Santiago, que se realizará este mes en el Estadio Nacional y al cual llegarán nuevo top 50.

"Esto que haremos es algo nuevo y trabajamos no solo para hacerlo bien ahora, sino que para proyectarlo. Queremos que el de Santiago sea el mejor ATP de Sudamérica", aclara Catalina. "Este es un proyecto en que estamos involucrados la nueva generación Fillol, es decir, los hijos de Jaime con nuestras familias. La empresa se llama SACS, que significa Sisters, Amigos, Cuñados y Socios, que es la relación que tenemos entre nosotros y el orden en que se fueron integrando", añade.

-¿Cómo se llegó a qué usted fuera la directora del torneo?
-Se decidió entre todos, de acuerdo a las experticias, el tiempo y las experiencias.

-Uno de los socios es el ex tenista argentino y entrenador Martín Rodríguez. ¿No era él, por ejemplo, quien cumplía más con todos esos requisitos?
-Claro, él cumple con todo eso, pero a Martín, que es marido de mi hermana Natalia, no le gusta hacer entrevistas y tiene rechazo a ver una planilla de excel con presupuestos. Pero él tiene una gran importancia en la organización del torneo.

-No deben haber muchas mujeres que sean directoras. ¿Ha sentido algún tipo de discriminación?
-En los 62 torneos ATP que se realizan en el mundo, incluidos los del Gran Slam, solo habemos cuatro directoras mujeres: Houston, Washington, Hamburgo y Santiago. Somos pocas, pero creo que ninguna ha sido discriminada. Yo, al menos, nunca he sentido que me miren mal por ser mujer.

-Y en cuanto a la experiencia, ¿no siente que le pueden decir que está en esto solo por el apellido?
-Yo soy parte de una empresa que ya ha dado muestras de que hace las cosas bien. Nosotros hicimos torneos challengers luego de que nos quedamos como país sin un ATP y ahí se destacó nuestro profesionalismo. Por eso cuando postulamos a hacer el ATP de nuevo tuvimos mucho apoyo. Y en lo personal, yo siempre estuve involucrada en estas competiciones. Cuando el ATP de Viña era organizado por mi papá y mi tío Álvaro, ayudaba con lo que podía. De hecho, hace un tiempo me encontré con el Chino Ríos y al mirarme me dijo "tú erai la cabra chica que nos llevaba las toallas en Viña".

"En los 62 torneos AT P que hay en el mundo solo habemos cuatro directoras mujeres"

Click para comentar