Escribe y presiona enter

Sergi Arola se mudó donde su polola chilena al mes: "Es un match total"

On
Sergi Arola se mudó donde su polola chilena al mes
El chef Sergi Arola (51) lleva unos 12 años viniendo a Santiago, siempre por trabajo. Hace unos seis meses llegó a grabar "El discípulo del Chef" en Chilevisión. En esas estadas, siempre se quedaba en los hoteles top de la capital: Renaissance, Ritz Carlton y Cumbres, pero dice que no todo lo que brilla es oro. "Llevo viviendo y trabajando en hoteles desde hace 20 años. Estar en un hotel de lujo trabajando no es lo mismo que estar de vacaciones, te lo aseguro. Es bastante mejor dormir en tu cama, cambiar las sábanas cuando tu quieres, infinitamente mejor"

Arola hoy está en el país y por primera vez por gusto. Conoció a su novia Francisca Laree mientras él hacía una clase de cocina en Kitchen Club a fines de septiembre y la relación se cimentó con rapidez. Viven juntos y Airola hoy está de vacaciones acá, verificando desde Santiago cómo va su restaurante de Portugal, dedicado a "escribir mucho" y pensando en algún proyecto para instalar en la capital.

Viviendo juntos

La pareja se conoció en pleno estallido social, entre toques de queda, lo que incidió en la intensidad del tiempo que compartían juntos. "Yo me quedaba con él en los hoteles para los toques de queda", dice Laree, que de profesión es enfermera. La química se dio tan natural que al mes, lo invitó a vivir en su departamento.

"Como todo del comienzo fue súper natural, y yo sabía que él iba y venía a Santiago, que me nació decirle 'yo estoy sola', y que cuando viniera y tuviera que quedarse en un lugar, fuese conmigo. No fue algo muy premeditado o algo a lo que le dimos muchas vueltas", dice ella.

Sergi sólo llegó con su ropa y una guitarra. "De lo más preciado que tenemos es una foto que nos tomaron juntos para el encuentro de motos "Distinguished Gentleman's Ride" (DGR), fue justo cuando nos conocíamos y se convirtió en la imagen internacional del concurso. La colgamos, la pusimos en el marco y es como nuestro mueble".

Dice que lo único que le gustaría tener es un Sommier Baúl, para guardar la ropa de invierno, zapatos y ropa de cama bajo el colchón. "Es algo que siempre he tenido en casa. Cuando vi que no había, empecé a darle la murga de poner una. Cuando sea el momento, lo tendremos".

-Francisca, antes de Sergi llevaba unos seis años viviendo sola. ¿No le costó acostumbrarse a recibir a alguien?
-Para nada. No hay ningún problema de convivencia. Es que somos somos súper parecidos. Desde que nos levantamos y que nos guste el misma café hasta que nos vamos a dormir y nos gustan los mismos programas de televisión. Él es súper preocupado, ordenado y buen dueño de casa, yo me río y lo comparo con mi mamá. Mira, yo trabajo en turnos,a veces de doce o trece horas y llego y me dan ganas de llorar de felicidad: me tiene cocinado, lava la ropa. Ha sido una tremenda ayuda.

-Sergi, un mes parece ser rápido para mudarse con alguien.
-Dicho como lo dices tú, puede parecer muy rápido, pero tienes que estar en nuestro pellejo para darte cuenta que ha sido todo muy natural. Jamás he estado tan tranquilo con alguien.

-Les unen cosas en común que se ven en el depto, el gusto por las guitarras y las motos.
-No es eso. Es mi alma gemela, lo mío con ella es match total, tenemos las mismas aficiones y no hay nada en que discrepemos. Lo único es que a mí me gusta la música más pop y a ella un poco más metálica.

-¿Te imaginaste alguna vez asentado en Chile?
-No, yo tengo un restaurante en Suiza, y siempre pensé que me gustaría vivir ahí de viejito, pero creo que prefiero el sur de Chile, porque es lo mismo sin nieve y en español, mucho mejor.

Click para comentar