Escribe y presiona enter

On
Usar espacios de estacionamientos y angostar pistas
Con la crisis social ha sido notorio el aumento de usuarios de bicicletas en Santiago, lo que incluso ha causado tacos en ciclovías, como en la avenida Andrés Bello, en Providencia.

La situación deja en evidencia la falta de infraestructura para este modo de desplazamiento, sobre todo porque a la fecha no han sido publicados los reglamentos de la Ley de Convivencia Vial, comprometidos por norma para noviembre pasado y que aún son revisados por Contraloría.

En ese contexto, y a la espera de las regulaciones, el Ministerio de Transportes presentó una guía para el diseño de esas vías y que complementa al manual que data de 2015. La ministra Gloria Hutt explica que el documento busca “inspirar a los municipios y gobiernos regionales para que vean que cualquier calle puede acoger ciclovías. Lo que se entrega es una pauta de análisis para que, cuando se proponga una ruta, haya referencias de cómo resolver aspectos operacionales”.

Añade que el manual existente “está pensado en infraestructura y eso, a veces, implica modificaciones físicas, lo que hace el proceso más difícil (…). Nos pareció que era una oportunidad para no perder a esos nuevos ciclistas y habilitar espacios con medidas simples”.

Así, en la guía se establece que se pueden utilizar los espacios dedicados a los estacionamientos laterales para instalar las ciclovías. Además, se postula que se pueden angostar las vías para crear una ruta para las bicicletas.

También se estipula que los municipios deben evaluar la pertinencia de crear una ciclovía en alguna zona según distintos “condicionantes”, como el número de árboles, postes o hasta paraderos emplazados. En el caso de los árboles, se recomienda que se construya donde haya menos especies, y si las especies son excesivas, cada municipalidad determinará qué hacer con ellas.

Evaluación

Cristián López, asesor de la Municipalidad de Las Condes, plantea que el documento “permitirá agilizar el proceso de aprobación de los proyectos de ciclovías, que esperamos permita disminuir los tiempos para su implementación”. Eso sí, destaca que los reglamentos de la Ley de Convivencia Vial son “lo más importante, ya que nos permitirán realizar proyectos que se ajusten a la normativa vigente, evitando arbitrariedades o errores en interpretaciones”.

Sandra Aguilera, directora del colectivo Muévete, puntualiza que la guía debe entenderse como un complemento, pero no es un “avance normativo. Eso vendrá con los reglamentos pendientes”. Dice que “como es un apoyo, no representa exigencia normativa y tampoco apunta a formas de financiamiento”.

Click para comentar