Escribe y presiona enter

On
Cuatro costillas rotas
Esteban Paredes sufrió un golpe tan fuerte de parte de un defensor de Palestino, la noche del martes, que terminó con cuatro costillas fracturadas. Estará fuera de las canchas por al menos un mes y medio.

Paredes está triste. Más bien impactado por cómo se dio todo y porque se perderá buena parte del torneo, donde no es titulan A los 61 minutos fue a pelear con Sebastián Silva una pelota en mitad de cancha, pero el colocolino cayó de espaldas al pasto y después se le derrumbó encima toda la humanidad del defensor de Palestino que pesa 81 kilos y mide 1,81 metros. Silva lo impactó fuerte en las costillas con la cadera izquierda. Gritaba del dolor. Se reincorporó apenas, pero al ir a cabecear en el área no pudo y se retorció del dolor. Lo cambiaron por Javier Parraguez.

"Esteban Paredes presenta fracturas en cuatro arcos costales en parrilla costal derecha, por este motivo estará en evaluación médica continua, con un tiempo de recuperación estimado de al menos seis semanas", explicó Matías Morán, traumatólogo del cuerpo médico de Colo Colo.

Es duro el panorama que debe enfrentar Esteban Paredes a sus 39 años. Había hecho un esfuerzo por alargar su carrera y ahora resulta que se lesionó, no jugará hasta abril y se perderá al menos los tres primeros partidos de Colo Colo en la Libertadores, ante los bolivianos de Jorge Wilstermann en Bolivia, los brasileños de Atlético Paranaense y los uruguayos de Peñarol.

Javier Bravo, kinesiólogo del Laboratorio de Ciencias de la Actividad Física de la Universidad de Chile (ICBM), explica que en este tipo de lesiones la recuperación es lenta y tiene que ver la respiración.

"Principalmente la parte respiratoria se ve afectada por el dolor, la dinámica de la respiración está asociada al movimiento de las costillas, los dolores pueden durar más de un mes", explica el profesional.

"En la parrilla costal, cuando hay fractura, la respiración no es profunda. Por ejemplo, los deportistas que quieren hacer respiraciones profundas en piques, se les presenta el dolon El tema es que al hacer inspiración, se inflan y eso genera dolor", apunta Javier Bravo.

-¿Cuál es el tratamiento?
-La fractura en sí tiene un manejo bastante conservador y en el caso de las costillas se busca disminuir el trabajo físico de las personas para disminuir el dolor.

-¿El reposo absoluto es entonces la salida?
-No reposo absoluto, sino que importante. No necesariamente tiene que ser absoluto porque es un deportista y darle un reposo absoluto a un deportista es liquidarlo. Cualquier actividad física que aumente la ventilación le va a generar un problema.

-¿Hay que inmovilizar?
-Una fractura tiene la capacidad de osificarse sola mientras tenga la inmovilización adecuada. Cuando se pierde la inmovilización, se demora en sanar. Hay que inmovilizar la zona, se le da reposo al paciente para que no haga nada, cualquier cosa que haga será signo de dolor. La fractura a la costilla es bastante dolorosa y además puede durar más de un mes, más allá del mes incluso. Hay que considerar que los deportistas andan más rápido que los pacientes normales.

-¿Mucho antiinflamatorio?
-Generalmente son antiinflamatorios y mucho frío también.

-¿Cuándo podrá Paredes comenzar a hacer ejercicios?
-Es variable y depende de su sintomatología, pero a las cuatro semanas ya se empieza a hacer el esfuerzo gradual. Va a depender de la severidad y del dolor. "Me demoraba una hora y media levantándome de la cama"

En octubre, Guillermo Pacheco, jugador de Universidad de Concepción, terminó con dos costillas y el coxis fracturados tras un choque muy fuerte con el delantero, entonces de O'Higgins, Marcos Sebastián Pol. Fue dura su recuperación, según recuerda el defensa que hoy está jugando sin problemas. "El tema respiratorio no me dolía mucho, pero levantarse y acostarse era súper doloroso. Estuve más de un mes en que solamente podía caminar a un ritmo lento. Y al inspirar y botar el aire notaba el mayor dolor por dentro", recuerda.

-Los médicos explican que el dolor por costillas rotas es durísimo.
-La verdad es que sí, es súper doloroso. Fueron como dos o tres semanas de dolor constante, que era al momento de levantarme y acostarme, me demoraba una hora y media levantándome de la cama todos los días. Es que de a poco me iba acomodando, iba buscando la forma, es un dolor que sientes que te quema por dentro todo el rato, es como si te apagara un cigarrillo en la zona, te arde por dentro.

-Sicológicamente debe ser pesado saber que el dolor no se va.
-Yo tomaba Tramadol, antiinflamatorios fuertes, pero claro, no quería ir a acostarme sabiendo que al otro día tenía que levantarme con dolor. En dos meses recién sentí que mi espalda estaba un poco más normal, empecé a trotar y me fui recuperando.

Click para comentar