Escribe y presiona enter

On
Carlos Ghosn
Carlos Ghosn, el ex CEO de Renault-Nissan, ocupaba un lugar sobresaliente en la industria automotriz hasta noviembre de 2018, cuando fue arrestado bajo sospecha de mala conducta financiera en Japón. Estaba con arresto domiciliario en espera de su juicio cuando este lunes decidió partir al Líbano para estar con su señora.

Ghosn, de 65 años, está acusado de cuatro cargos que incluyen ocultar ingresos y enriquecerse a través de pagos a concesionarios de automóviles en el Medio Oriente. Él los niega y afirma que las acusaciones son parte de un complot para sacarlo de su puesto.

Ghosn estaba con arresto domiciliario en Tokio, con cámaras instaladas en la entrada, sin permiso para comunicarse con su esposa Carole, y uso restringido de internet y otro tipo de comunicaciones. No se conocen todos los detalles de cómo se fue del país. Los tres pasaportes de Ghosn, quien tiene ciudadanía de Brasil, donde nació; Francia, donde estudió; y Líbano, por sus padres y tras vivir ahí su infancia, los tenían sus abogados en Japón, y no hay registros de que haya utilizado uno para salir del país. El canal de TV libanés MT V afirma que Ghosn dejó Japón escondiéndose en una gran caja de instrumento musical, favorecido por su baja estatura de 1,7 metros, tras un concierto privado de un supuesto grupo de música gregoriana en su casa. Su esposa, quien según el medio habría ideado todo con un equipo de exfuerzas especiales, dijo a Reuters que esto era "ficción".

"The Guardian" cita al canal libanés contando que al final de la presentación, cuando los supuestos músicos guardaron sus instrumentos, el empresario se habría metido a una caja grande. "The New York Times" especifica que se trata de un estuche de contrabajo. Luego fue transportado a un pequeño aeropuerto local con destino a Turquía y desde ahí abordó un Bombardier Challenger para un vuelo privado a Líbano.

Según la BBC, Ghosn ingresó legalmente a Líbano con un pasaporte francés y una identificación libanesa, dice AP. Ahí se reunió con su esposa, y declaró que había "escapado de la injusticia y la persecución política". Agregó: "Ya no seré rehén de un sistema de justicia japonés manipulado donde se presume la culpa, la discriminación es rampante y se niegan los derechos humanos básicos", dice el blog "TheTruth About Cars".

Entra la Interpol

Este jueves la Interpol emitió una "notificación roja" a Líbano para su captura, mientras siete personas eran detenidas en Turquía en relación con este caso: cuatro pilotos, un gerente de una compañía de carga y dos trabajadores del aeropuerto. La fiscalía nipona además registró su vivienda en busca de pistas que indiquen cómo burló el arresto domiciliario.

Líbano no tiene tratado de extradición con Japón, y Francia ya declaró que si Ghosn llega a volver a su país no lo extraditarán. "Francia nunca extradita a sus ciudadanos", manifestó la ministra de Finanzas Agnes Pannier-Runacher.

El ex ejecutivo le quitó responsabilidad a su esposa este jueves. "Toda esa especulación es incorrecta y falsa. Organicé mi salida yo solo. Mi familia no tuvo ningún rol en absoluto", dijo según CNN.

Reuters dice que un factor que influyó en su decisión de irse de Japón fue saber que uno de sus dos juicios se había pospuesto hasta abril de 2021. También estaba angustiado por no hablar con su esposa por siete meses, ni siquiera para Navidad, y perturbado porque sus hijos fueron interrogados por los fiscales japoneses en EE.UU.

Click para comentar