Escribe y presiona enter

Borrar el camino de las hormigas: la forma de echarlas de la casa sin matarlas

On
Borrar el camino de las hormigas: la forma de echarlas de la casa sin matarlas
Las altas temperaturas son el momento propicio para que las hormigas salgan de sus nidos en busca de alimento para los meses de frío. Cualquier resto de comida, sobre todo aquella rica en proteínas y azúcar como las frutas, las atraen casi como un imán.

¿Qué hacer para ahuyentarlas de la casa? Lo primero, sí o sí, es deshacerse de todos los desperdicios o restos de basura que tenga en el lugar. Pero si así y todo siguen apareciendo, lo más rápido es aplicar algún insecticida o producto químico que las elimine. Sin embargo, no asegura una eficacia del 100% y puede traer riesgo para las personas que viven en el lugar.

"Tienen un grado de toxicidad que puede afectar a las personas y mascotas que habitan en la casa, y no aseguran que ellas no vayan a volver porque es más eficiente si se aplica insecticida en el nido donde ellas viven, más que donde transitan", afirma el entomólogo Luis Flores, doctor en Ecología Evolutiva e investigador del Instituto de Entomología de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (Umce).

"La que más se ve en las casas son las hormigas argentinas, especie invasora y cuya particularidad es que han logrado interconectarse entre sus nidos. Las hormigas nativas chilenas viven alejadas del ser humano y no se conectan entre sí, lo que hace que si se echa insecticida a la hormiga argentina, no se va a acabar con todas ellas porque pueden pertenecer a nidos distintos. Por eso la recomendación es aplicarlo directamente en el nido", detalla Flores.

La doctora en Ciencias Biológicas área Botánica y directora del departamento de Ciencias Biológicas y Químicas de la U. San Sebastián, María José Parra, agrega que, además, generan resistencia a ellos.

"Por tanto cada vez, debemos aplicar más y más", indica.

Eliminar el camino

Una fórmula más eficiente es eliminar las señales que ocupan ellas para comunicarse e informar el camino correcto para llegar hasta los alimentos.

Flores indica que las hormigas secretan feromonas.

"Son unos compuestos químicos que les sirven para marcar químicamente el lugar para que después otras puedan seguir el mismo camino y puedan retornar al nido", indica.

John Ewer, biólogo y doctor en neurociencias del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso, agrega que son muy organizadas para trabajar.

"Esparcen las feromonas por su abdomen. Es como una especie de cera y que ellas captan a través de sus antenas", afirma.

Estas sustancias químicas las conducen no sólo hacia una fuente de alimento sino también les advierten los peligros. Por eso, un mecanismo eficaz para despistarlas es eliminando o bloqueando ese camino con soluciones caseras como el vinagre, agua jabón o jugo de limón, dice Parra.

Echar vinagre solo o mezclado con agua por donde ellas caminan sirve.

"Al ser un ácido acético, borra su rastro, igual que lo hace el jugo de limón. Además, ellas odian el olor a vinagre y se convierte en un repelente muy eficaz porque, al principio, las confunde, pero si se sigue aplicando eliminará el rastro del camino y la ruta transitada repetidas veces, lo que habla de que ellas tienen un desarrollo cognitivo muy interesante", advierte.

Flores dice que el agua con jabón también es útil: "El jabón funciona también para remover la marca química porque la disuelve".

Aunque puede dejar blanco los espacios, el talco también ayuda a romper la ruta, pero después hay que aspirarlo.

"Otros elementos comunes son las hojas de menta, spray de ajo triturado con agua, bicarbonato, cáscaras de naranja o café en el camino de las hormigas, pero se sugiere aplicar más de un método casero", comenta.

Si descubrió el orificio por donde ingresan a su casa, Flores recomienda tapar el acceso con masilla o silicona para que no puedan removerlo.

Llevan bacterias en sus patas

Las hormigas ayudan, por ejemplo, a mover semillas en la tierra o a controlar la población de insectos, pero sólo si son nativas u originarias del lugar donde habitan, que en Chile suele ser en espacios silvestres, explica Luis Flores, doctor en Ecología Evolutiva e investigador de Umce.

Las invasoras no aportan al ecosistema. Es más, indica que investigaciones del doctor Joaquín Ipinza han demostrado que trasladan bacterias en sus patas y causan infecciones.

María José Parra afirma que en Chile hay 62 especies de hormiga, donde justamente la de mayor concentración es la argentina (Linepithema humile).

"Las obreras miden 1,6 mm de largo, son de color marrón claro u oscuro, muerden pero no pican", afirma.

Click para comentar