Escribe y presiona enter

On
Video capta las condiciones extremas en las que se construye el Puente del Chacao
Parece una de esas películas de Buster Keaton donde hace equilibrismo suicida en un edificio de altura, con la diferencia de que abajo, en vez de precipicio, hay un mar pavorosamente correntoso.

El video comenzó a ser divulgado en Twitter por la cuenta @Sickdiss y con el comentario: "Mi hermano está trabajando en el puente del Chacao y me mandó este video". En él se ve lo que parecen ser los tijerales del mentado puente, un puñado de trabajadores sobre unas angostas vigas y, abajo, a pocos metros, la furiosa corriente del mar, que más se asemeja a un río en cascada.

James Fry, seremi de Obras Públicas de Llanquihue, confirma que las imágenes corresponden al Puente del Chacao, concretamente el sector de la roca Remolino, donde se está instalando uno de los tres pilares de la estructura. En cuanto a la furia del mar, aclara que no es una excepción, sino la regla.

"Corresponde a uno de los cambios de marea del día, donde las aguas del mar interior de Chiloé se desplazan al océano Pacífico", explica. "La corriente en esos casos suele tener una velocidad de entre los 10 y 12 nudos (entre los 18,5 y 22,2 kilómetros por hora)".

Fry asegura que los operarios no corren riesgo alguno porque están amarrados con arneses, y porque "se siguen una serie de exigentes protocolos de seguridad, dadas las condiciones extremas". En el momento en que fue grabado el video, cuenta, había cerca de 40 operarios trabajando. Están colocando los moldes donde irá la gran pilastra de 200 metros de alto en medio del mar", explica.

Otra duda inevitable surge al ver el video es si el puente tendrá la fortaleza para aguantar tamaña fuerza de arrastre.

"El puente está diseñado para durar cien años. Y no solo para aguantar esa corriente, sino también el viento, la lluvia y los sismos", responde Fry. "Las mediciones que se hicieron antes de la construcción del puente arrojaron vientos de hasta 150 kilómetros por hora a la salida del canal, en el faro Corona. El puente estará en un lugar con mayor resguardo del viento, pero está diseñado para aguantar el máximo. El pilar central, incluso, está calculado para aguantar la colisión frontal de un barco".

Matías Hube, académico del Departamento de Ingeniería Estructural de la Universidad Católica y especializado en el análisis y diseño de puentes, dice que el Puente del Chacao, como todas las construcciones de esa envergadura, está diseñado con un "factor de seguridad". En términos coloquiales, tiene una resistencia con el tejo pasado.

"Es como un ascensor con una capacidad máxima de 500 kilos. Si se suben 500 kilos, el ascensor no se cae. ¿Cuándo cae? Probablemente a los 1.000 kilos. Ese es su factor de seguridad. Lo mismo pasa con el puente del Chacao", dice. "Lo de las corrientes, por lo demás, es algo que está bien estudiado. Debajo del puente de San Francisco hay unas corrientes espantosas y ha resistido por décadas".

Click para comentar