Escribe y presiona enter

"100 días para enamorarse" partió con el freno puesto

On
100 días para enamorarse
Con el actor, director teatral y guionista Rodrigo Bastidas no estamos atravesando por el mejor momento en nuestra "relación" (entrecomillo porque yo no tengo el gusto de conocerlo ni él ha experimentado el paroxismo de conocerme a mí). El 'quiebre" se remonta a la época en que él era uno de los responsables creativos de "Pituca sin lucas" y le cayó mal que no considerara esa producción como lo mejor que se había escrito en materia telesérica desde que el mundo es mundo. Anoche volvió a la carga adaptando "1 00 días para enamorarse", basada en la serie argentina "Cien días para enamorarse" (aún no decido si tomar el mínimo esfuerzo hecho por diferenciarse en el nombre como timidez o derechamente como síntoma de flojera crónica).

Los esfuerzos por chilenizar la trama hacen extrañar a Luz Croxatto, que se lució en la labor de adaptar "Casado con hijos", también de Mega. Quizás estamos ante un típico caso de sobrecalificación.

En "100 días para enamorarse" Laura (Mane Swett) y Antonia (Luz Valdivieso) son dos amigas que deciden darse un receso con sus parejas, que son unos pasteles hechos y derechos, como suele suceder en las producciones de ficción locales (aunque en la realidad se conocen casos aún peores). Los especímenes encargados de dejar a la altura de los Países Bajos a los descendientes de Adán son el renacido Diego Muñoz y otro talento "calado", Sebastián Layseca.

En su debut la nocturna de Mega me recordó mucho "Los treinta", su homóloga de TVN, pero de hace 19 años lo que no debería ser tomado como un halago por ningún motivo. La sociedad chilena ha cambiado lo suficiente en ese lapso para que una serie que se emite de noche no dé cuenta de aquello y más encima pretenda que ese retroceso no se note ni critique. No diría que acá aplica aquello de que "la tele miente", pero vaya que omite.

Tampoco creo que la idea de Bastidas y su gente haya sido ambientar conductualmente todo esto en el pasado, ya que sería una pésima idea. Uno porque la serie "Los 80" hay una sola y dos porque el país vive cambios tan agudos (que empezaron a asomar antes del 18 de octubre) que ir a contrapelo no hablaría muy bien de los realizadores respectivos. Se peca de nuestro mal endémico, el cartuchismo.

En conjunto "Juegos de poder" y "100 días para enamorarse" promediaron 20,2 puntos de rating entre las 22.25 y las 23.46 horas.

Click para comentar