Escribe y presiona enter

On
Venta de cajas de amoxicilina aumentó 419.148 unidades en un año
El Instituto de Salud Pública (ISP) elaboró una lista de los antibióticos más vendidos en Chile en los últimos cinco años. El principio activo que encabeza la nómina es la afamada amoxicilina, que durante todo ese tiempo se ha mantenido en el primer lugar.

La medición se realizó entre octubre del 2014 y septiembre de 2019, y corresponde a las cajas vendidas de los medicamentos existentes en las tres grandes cadenas de farmacias y siete distribuidores farmacéuticos nacionales. El ISP utilizó la información de la base de datos de la consultora IQVIA (ex IMS Health) para realizar el listado.

Según las cifras del ISP, entre octubre del 2018 y septiembre del 2019, se vendieron 3.526.077 cajas de amoxicilina, antibiótico usado para la infección de las vías respiratorias, que desembocan en los pulmones, e infecciones de oídos, nariz, garganta, tracto urinario y piel. Entre octubre de 2017 y septiembre de 2018, se vendieron 3.106.929 cajas de amoxicilina. Es decir, las ventas de este antibiótico se dispararon en 419.148 unidades.

Para Sergio Mella, médico infectólogo del Hospital Traumatológico de Concepción, más que el aumento de 419.148 de cajas vendidas de amoxicilina, "lo alarmante es la tendencia de ventas en los últimos cinco años, que están sobre los 3 millones de cajas".

Sobre las causas, el autor del libro "Principios de terapia antimicrobiana" comenta que no es posible conocerlas con certeza, pero se pueden teorizar algunas. "Por ejemplo, el sobreuso de la amoxicilina, que no es un problema exclusivo de Chile, sino que de todo el mundo. Se receta y se usa para .nfecciones respiratorias altas (otitis, sinusitis, faringitis, entre otras), siendo que la mayoría de estas enfermedades son por .nfección viral (causa por un virus) y no bacteriana (causada por una bacteria), por lo que no requieren antbióticos".

Otro motivo, agrega el infectólogo, es "de índole cultural del paciente, que poco menos exige en la consulta que le receten antibióticos. Y por otro lado hay un problema de formación de los colegas, porque cada vez más la elite medica le da menos importancia a las enfermedades infecciosas, de manera que cada vez hay menos horas de enseñanza dedicadas a las propiedades básicas y uso adecuado de antibióticos en el pregrado".

Juan Roldán, jefe del departamento de farmacovigilancia del ISP, dice que "uno podría suponer que hay una tendencia, que la gente está aumentando el consumo porque podría darse que hay más enfermedad o mayor prescripción. No necesariamente es malo que haya un mayor uso de antibióticos. Lo importante es usarlos de forma responsable. Siempre con prescripción del médico (no automedicarse) y cumpliendo la frecuencia y plazos indicados en el tratamiento", explica.

Click para comentar