Escribe y presiona enter

On
las hierbas que espantan a las polillas del clóset
En las aromáticas fragancias de algunas populares hierbas está la solución para prevenir el clásico hoyito en la polera de algodón o en la chaqueta de lino producido por las polillas.

Según Cristian Villagra, doctor en ciencias, especializado en la interacción entre plantas e insectos, las polillas pertenecen a un grupo de insectos denominado lepidópteros, al igual que las mariposas. Ambas comparten un tipo de antena Smilar y una estructura de alas conformada por escamas, entre otros rasgos.

"A nivel mundial, alrededor del 12% de la población de lepidópteros es de mariposas y el resto, polilas", sostiene Villagra, académico del Instituto de Entomología de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación.

No todas las polillas comen ropa. Las que lo hacen son de la familia Tineidae, son pequeñas, miden menos de 50 milímetros y viven dentro de las casas porque requieren consumir tejidos orgánicos como lino, algodón y lana, ya que en sus orígenes se nutrían de materia derivada de otros animales y plantas. No ingieren telas sintéticas porque todavía no han evolucionado para alimentarse de plástico, precisa Villagra.

Tienen la capacidad de plegar muy bien sus alas para poder ingresar a armarios y cajones.

"A lo largo de la historia, diversas culturas de Europa del Este han utilizado hierbas aromáticas para atacar este tipo de polillas" , añade el entomólogo.

Aquellas plantas que corresponden a la familia de las Lamiaceae, en particular las del género Mentha, que incluye especies como la menta, el poleo y la hierba buena, contienen aceites esenciales que las hacen muy aromáticas. Al mismo tiempo, les permiten actuar como repelentes e insecticidas naturales, ya que pueden espantar a los insectos, inhibir su crecimiento, impedir que pongan huevos o matarlos.

Por este motivo, algunos insecticidas que se venden en el mercado tienen principios activos en base de estas plantas, explica Cristan Atala, doctor en ciencias biológicas, especializado en botánica.

"Específicamente, la menta posee pulegona, mentona y mentol, que espantas a las polillas de a ropa y, en cierta concentración, puede matar a las larvas e incluso a los insectos adultos", aclara Atala, académico del Instituto de Biología de la Universidad Católica de Valparaíso.

"Una buena opción para combatir a esta polilla sería dejar ramitas de menta, de poleo o hierba buena sueltas o dentro de un saquito de tela porosa, al interior del clóset o en los cajones. El poleo, además sirve para espantar las pulgas", añade.

Cuando la hierba está seca, sus aceites esencia es quedan concentrados, ya que en su estado fresco, contiene más agua, agrega Atala.

¿y el quillay? Es una costumbre popular usar corteza del árbol de quillay para espantar las polillas, pero Atala y Villagra, sin descartar de plano que puedan tener algún efecto, coinciden en que no hay evidencia científica robusta que justifique este uso en el caso de las Tineidae.

Aún hay humedad

La primavera es la estación del año propicia para la reproducción de una gran cantidad de insectos como las polillas, debido a que se incrementa la temperatura, pero se mantiene la humedad. Por este motivo, es fácil ver a polillas adultas que por la contaminación lumínica de la ciudad, se pierden e ingresan a las casas, explica Cristian Villagra.

"Generalmente, durante invierno los insectos se mantienen en diapausa, proceso muy similar a la hibernación", agrega. La mayoría de las polillas no viven más de un mes, al igual que otros insectos. Los adultos no pasan el verano.

Click para comentar