Escribe y presiona enter

On
Marcela Vacarezza dejó matinal
Desde que llegó a integrar el panel del "Muy buenos días", en enero, Marcela Vacarezza estaba en su salsa: o pasaba bien e hizo buenas migas con sus compañeros del matinal.

Llevaba varios días fuera de pantalla por un viaje a Miami y este martes se reunió con sus jefes de TVN para acordar terminar antes su contrato que finalizaba en diciembre. El trasfondo de esta decisión que Marcela conversó largamente con su marido, Rafael Araneda, ella lo explica así: "Debido a la contingencia nacional, y a que los matinales se han transformado en otro tipo de programas, que no son los matinales típicos, les planteé que los interlocutores válidos para estar en el programa en este momento son otros. Desde mi punto de vista, los matinales hoy requieren a los conductores, periodistas y otros actores sociales. Hay otras personas a las que la gente quiere escuchar. Así que no es una renuncia, es un acuerdo mutuo, como un break con la idea de volver a juntarnos a hablar en diciembre a ver qué pasa y si volvemos a trabajar juntos. Por ahora los que tienen que estar son otros".

¿Pero por qué no podría estar en el panel también, Marcela?
Porque la gente quiere escuchar a quienes tienen demandas y a quienes pueden dar solución a esas demandas. Es otra gente la que tiene mayor preponderancia hoy en día. Por ejemplo, en (el matinal de) Chilevisión no está la Paulina Rojas, en Mega no está la Paty Maldonado y en el 13 no está la niña del tiempo (Michelle Adam). Dentro de eso no hay cabida para otros temas, hoy hay otra importancia. Yo entré a otro tipo de matinal, para otra labor, y creo que a gente necesita y pide otros interlocutores que no son uno.

¿Se sentía preparada para tratar temas de contingencia en el panel?
No es una cosa de preparación o no, insisto en que la gente necesita, en este minuto que vive e país, de otros personajes que ayuden a solucionar sus demandas, a dar otras miradas.

¿Por qué no podría aportar usted otra mirada?
Hay que ser bastante honesto también, y por algo dejé Twitter por un tiempo, hoy en día está muy polarizado el tema. Si bien la gente está de acuerdo con las demandas que se están haciendo, también hay mucha polarización y discriminación: que tú eres de derecha, tú de izquierda. La gente más privilegiada hoy en día genera, y lo entiendo, un resentimiento especial.

¿Lo sintió personalmente?
Creo que sí genera algo. Hoy en día hay mucha rabia, mucho resentimiento con la gente de prensa, con la gente de televisión, con la gente que gana buenos sueldos, entonces entiendo y siento que hay que dar un paso al costado. No es que no tenga nada que decir, es porque hay gente que tiene que decir cosas más importantes, que a la gente le van a interesar más.

¿Le afecta esto?
Afecta porque creo que uno es el foco gratuito de una agresividad gratuita, que entiendo perfectamente, por lo que uno proyecta. Uno es imagen y lo entiendo, pero no me la merezco. Por eso creo que hoy hay que ser súper responsable sobre qué es lo que va a generar uno.

¿Esto influyó en su decisión de salir de pantalla?
Nunca he tenido miedo de dar mis opiniones, pero como están las cosas hoy en día se puede generar algo que no es positivo. De repente opino cierta cosa, por ejemplo, de Metro y dicen que cómo voy a entender si nunca te has subido al metro. Entonces, siento que es mejor que hablen otros, que den sus posiciones, que al fin y al cabo son personas que pueden cambiar el país.

Los matinales tuvieron que dar un gran giro 
Obviamente están más serios porque el tema es serio: se están jugando demandas sociales muy importantes. En general, la televisión cambió. Sí, han vuelto algunos programas al aire, pero el rol de los matinales va a tener que tener cierto cambio. Igual soy partidaria que en cinco horas se pueden hacer muchas cosas, tocar distintos temas, volver a reírse, volver a hacer farándula, pero hoy no es el minuto.

Asumirán un rol más social.
Creo que el ámbito social va a tener que estar presente sí o sí. En el tema de fondo, que es el que explotó ahora, creo que uno estaba al debe.

Click para comentar