Escribe y presiona enter

On
Insólito taco candado en Alameda con Las Rejas
Miércoles, a una hora no determinada en Alameda con Las Rejas, con mucho tráfico y sin semáforos funcionando, en una ciudad donde otros cien semáforos no funcionan, con el Metro operando a media máquina y con los buses moviéndose al tres y al cuatro. Santiago entero parece haber retrocedido a la Edad de Piedra, pero lo que ocurrió en esta intersección alcanzó el paroxismo del caos vial.

Un video subido a Twitter por @rodrigo_padilla grafica el episodio. En él se ve un efecto en cadena donde todos los autos del cuadrante les bloquean el paso a los demás: 1) los que van por a Alameda hacia el oriente no pueden pasar porque les impide el paso los que van por Las Rejas hacia el norte; 2) los que van por Las Rejas al norte no pueden pasar porque los bloquean los que van por la Alameda al poniente; 3) los que van al poniente son bloqueados por los que van al sur, y 4) los que van al sur son bloqueados por los que van al oriente.

Un nudo infernal donde nadie puede moverse un solo centímetro.

Ariel López, ingeniero en Transportes y académico de la Universidad de Chile, dice que este fenómeno es conociclo con el nombre de "gridlock" o taco candado, y suele ocurrir en intersecciones anchas con doble vía y mucho flujo vehicular donde, precisamente, los semáforos han dejado de funcionar.

"Se produce porque uno, los automovilistas no respetan la norma de tránsito que prohíbe ingresar a una intersección si no hay espacio para salir de ella; y dos, cuando cada conductor solo busca su propio beneficio y no les cede espacio a los demás", dice.

El ingeniero en tránsito Álvaro Miranda, académico de la Utem, agrega que esto sucede con mayor probabilidad en avenidas anchas con mucho flujo vehicular y en donde transitan buses, mientras que Ricardo Hurlubia, investigador de Ingeniería en Transportes de la UC, explica que "también se requiere un poquito de mala suerte". Porque sin semáforos en una intersección así de ancha, es normal que alguien no calcule bien si alcanza a pasar al otro lado y termine obstaculizando el tránsito en alguna parte, pero que todas las vías terminen obstaculizadas requiere de una sincronización precisa, afirma.

¿Cómo se sale de esto?
Franco Basso, doctor en Transportes y académico de la UDP, dice que en casos como este no hay otra opción que la llegada de una autoridad, un carabinero, para que destrabe todo.

¿Cómo? Desviando algunos vehículos de su trayecto original. Por ejemplo, para liberar la Alameda del candado, hay que obligar a los que van por Las Rejas, tanto al norte como al sur, a que doblen por la Alameda hacia su derecha (al poniente o al oriente). Una vez destrabada la Alameda, se destraba luego Las Rejas.

La otra opción, dice Ariel López, acaso más improbable, es que algunos conductores, en una magnánima decisión, se desvíen de su trayecto inicial, siguiendo los mismos principios arriba descritos pero por decisión propia, es decir, sacrificándose por los demás.

"Pero nuestra cultura vial es egoísta", dice. "Muchos no les dan la pasada a los demás. En otros países existe la cu tura de que cuando ocurre un atochamiento en una esquina, se turnan: pasa uno y luego el otro", sostiene

Semáforo arreglado
Rodrigo Delgado, alcalde de Estación Central, comuna donde ocurrió en parte este episodio (el lado poniente de la intersección pertenece a Lo Prado), aclara que el semáforo se arregló durante este jueves y que durante algunos días estuvo funcionando de manera intermitente durante la tarde, pero que se echaba a perder en la mañana.

"A diferencia de otras veces, ahora rompieron la caja donde va a el cerebro del semáforo. Eso cuesta más arreglarlo. Nosotros le pedimos a Carabineros que nos ayudara en esa esquina, pero seguramente alguna vez hubo algún momento en que no llegaron desde el inicio del desperfecto. El taco llegaba hasta la Ruta 68", cuenta el alcalde.

Click para comentar