Escribe y presiona enter

On
Hay que dar vuelta el colchón cuatro veces al año y estos científicos explican por qué
Nada se salva de los ácaros y las bacterias. Ni siquiera el colchón. Por eso un buen aseo es clave para evitar los desagradables hedores que dejan las heces de estos parásitos en nuestro lugar de descanso, que también alberga olores como los del sudor, humedad, restos de alimentos, entre muchos otros.

Christian Palavecino, doctor en Biología Celular y Molecular e investigador de la Facultad de Ciencias de la Salud de la U. Central, explica que toda esa materia orgánica queda impregnada en la textura de los colchones, como también los pelos (humanos y de mascotas) y la misma descamación de la piel.

"La materia orgánica descompuesta sirve de alimento para bacterias, hongos y ácaros del polvo, que se alimentan de la queratina de la descamación de la piel. La descomposición de estos habitantes del colchón genera mal olor", específica.

Concuerda la doctora en microbiología Annette Trombert, directora de la Escuela de Biotecnología de la U. Mayor: "Los diferentes microorganismos, como parte de su multiplicación en las fibras y componentes del colchón, generan compuestos volátiles. También está la descomposición propia de los residuos fisiológicos (como sudor, saliva, orina) que generan el olor rancio que muchas veces se huele en colchones viejos. Mientras más húmedo es el ambiente y menor sea la higiene, mayor probabilidad es que esto ocurra", asevera.

Francesca Seitz, gerente de marketing de Flex Chile, señala que al dormir el cuerpo e imina humedad, lo que sumado a la temperatura del cuerpo y el desgaste de los materiales, genera un ambiente propicio para el crecimiento y acumulación de ácaros.

"Un colchón con mal olor puede indicar que no está en óptimo estado de higiene", declara.

A continuación, consejos para limpiar el colchón:


1. Ventilación y exposición a la luz del sol a diario.
"La ventilación mantiene seca a las fibras, disminuyendo la actividad metabólica de los microorganismos. También abrir las cortinas perm.te el ingreso de la luz solar que es bactericida", precisa Palavecino.

2. Bicarbonato y vinagre para neutralizar a los bichos.
"Ayudan a remover la materia orgánica y eliminan a los habitantes indeseados, como bacterias, moho y ácaros. El vinagre neutraliza el olor", declara Palavecino.

En un aspersor, disolver tres cucharadas de bicarbonato en 500 ml de agua, agregar 5 ml de vinagre blanco y rociar al colchón. Luego, esperar a que se seque bien.

Otra alternativa que sugiere el bioquímico y doctor en Biotecnología Juan Carlos Velásquez, académico de la U. Andrés Bello, es cubrir el colchón -o una zona de él- con una fina capa de bicarbonato por algunas horas, y luego retirarlo con una aspiradora.

3. Limpieza profunda cada seis meses.
"Se lava con una solución jabonosa y se deja airear, ojalá al sol, hasta que esté completamente seco", explica Trombert.

4. Siempre protector de colchón.
Trombert aconseja usar cubrecolchón y lavarlo con la misma frecuencia que las sábanas, una vez a la semana.

"Y cada vez que se va a hacer la cama, airear al menos 30 minutos exponiendo el colchón y las sábanas al aire y al sol. Esto baja la humedad presente, disminuyendo la posibilidad de que se desarrollen hongos y bacterias, y eliminando con mayor facilidad los ácaros".

5. Darlo vuelta cuatro veces al año.
Palavecino hace hincapié en la importancia de voltearlos periódicamente, pues así permite descansar a la superficie en contacto con la piel y que no se siga acumulando materia orgánica.

En caso de accidente

Cuando los niños están aprendiendo a ir al baño, habitual que sufran accidentes mientras duermen. La orina puede penetrar las fibras del tejido del colchón e impreqnarse en la tela.

"Para limpiar, hay que usar un material absorbente para retirar la mayor cantidad de orina posible, luego lavar la zona con un detergente suave en spray y levantar el colchón para secarlo al sol", recomienda.

Trombert no recomienda dejar que la orina se seque en el colchón sin limpiarla.

"Una manera efectiva es mezclar dos medidas de bicarbonato, dos medidas de vinagre blanco, agua y una medida de detergente de ropa. Se absorbe el exceso de orina con un papel y sobre la mancha se agrega esta solución. Se deja actuar unos minutos, se enjuaga con agua y se deja secar. El vinagre y el bicarbonato tienen una acción antimicrobiana y el detergente limpia la orina como tal", describe.

Click para comentar