-->

Escribe y presiona enter

Papá Paredes: "A Esteban le enseñé a perdonar"

On
Papá Paredes A Esteban le enseñé a perdonar
Esteban Paredes, goleador histórico de la Primera división del fútbol chileno, dijo que la gran satisfacción al haber conseguido el récord fue ver feliz a su padre en los camarines del Monumental, luego de ganarle 3-2 a la U, el 5 de octubre pasado.

Claro, desde los seis años, luego del quiebre familiar, el futbolista se crió con Mario, su progenitor, en Cerro Navia.

"Estuvimos dos años viviendo los dos solos, absolutamente solos, y yo sufrí una depresión terrible por lo que había pasado con mi matrimonio. Un hermano me ayudó a criarlo. Pero a Esteban le enseñé a perdonar. De niño se transformó en mi gran compañero de vida y si la gente lo quiere, valora su tremenda humildad, es porque así lo criamos. Quiere mucho a sus amigos de infancia de Cerro Navia y la gente lo quiere a él, porque nunca se ha olvidado de ellos", dice el padre del goleador.

Los padres de Paredes se separaron cuando él tenía seis años y durante los ocho siguientes no tuvo contacto con su madre. "Es difícil quedar solo con un niño, pero después llegó Marisol a mi vida, mi actual esposa, y le dio un amor tremendo. Le entregó valores que conserva siempre. Nunca quise que a mi hijo le faltara algo. Cuando cumplió 18 años le regalé su primer auto, una Chevrolet Luv", cuenta don Mario.

También recuerda que el gran vínculo entre ellos siempre fue el fútbol: alentar a Colo Colo y jugar en el Franja Juvenil, el equipo infantil de su barrio. Luego dio el salto a las cadetes de Santiago Morning. "Es mi único hijo hombre y es el regalón de sus cuatro hermanas: Solange, Nicole, Sandy y Araceli. Las adora. Esteban tiene un buen corazón, aprendió de nosotros, ayuda a niños y enfermos. Espero que dios lo siga ayudando a él", asegura.

El ídolo de ColoColo fue la semana pasada al programa "Llegó tu hora" de TVN donde reveló pasajes desconocidos de su vida. Ahí recalcó la alegría que le provocó a su papá haberse convertido él en el goleador histórico del fútbol chileno, sobre todo cuando recuerda haberlo visto solo, teste, sufriendo.

"Es penoso, es triste recordar momentos así, porque yo sufrí mucho, mi padre sufrió mucho. Mi padre intentó suicidarse conmigo, intentó tirarse al Metro. Se encontró con un amigo y eso lo detuvo. Mis padres se separaron cuando yo tenía seis años y estuve ocho años sin ver a mi madre. A mi madre no le tengo ningún rencor. Estuvimos con ella ese día histórico en el estadio", comentó el Tanque en TVN. Su mamá, Marianela Quintanilla, vio el programa y dice que "necesito sentarme a hablar con Esteban antes de que me muera".

Mario, ¿cómo fue esa historia del Metro?
Tal cual como lo contó Esteban en televisión. Imagínate, yo sufría una depresión terrible, estaba solo con mi hijo y una hija lejos. Pasamos momentos duros, pero Esteban siempre fue mi pequeño gran compañero.

Esteban también contó que usted no quería que casara a los 21 años cuando estaba en Puerto Montt.
Es verdad, pero era porque tenía miedo de que sufriera como yo, que le pasara lo mismo que a mí. Resultó todo lo contrario. Jenny es una gran mujer, ha sido una gran compañera, tienen dos hijos maravillosos y han sido muy felices.

También dijo que lo más lindo del récord fue ver a su familia junta, aunque haya sido por un rato.
Lo hice por mi hijo, había que estar ahí. Por él soy capaz de todo. Han pasado como 40 años y aunque no tengo ningún tipo de relación con su madre, está su hermana Solange, que también es mi hija. Y quiero verlo feliz.

¿Queda algún tipo de festejo entre padre e hijo?
No hemos hablado de eso, pero al día siguiente del gol a la U, Esteban vino a mi casa y celebramos el cumpleaños de uno de mis nietos. Somos felices sentados en una mesa almorzando.

Click para comentar