Escribe y presiona enter

On
Vardoc dejó Youtube y apostó por las hamburguesas
La vida anterior de Nicolás Liñán (34) no sólo fue registrada en video, también quedó disponible ampliamente en internet. Bajo el apodo de Vardoc se convirtió en generador de contenidos desde 2006, subiendo a YouTube cerca de 5 mil registros de videojuegos, de viajes e incluso de sketches humorísticos, para terminar mostrando ahí gran parte de su existencia cotidiana. Junto a nombres como Xoda y Germán Garmendia llegó a declarar en medios que vivía de la plataforma, transformándose en precursor de ese nuevo grupo conocido como youtubers. Su labor lo hizo superar el millón de suscriptores, que hoy ven su canal oficial desierto, sin videos.

"Llega un momento en que uno quiere dejar ciertas cosas atrás, a mí me pasó con YouTube", reflexiona Liñán desde el epicentro de su nueva vida, justo frente a una hamburguesa de 25 centímetros y un recipiente fulgurante de papas fritas. Alguien mastica la comida. No es él.

A finales de junio abrió La Birrería (Aguas Claras 1700, La Reina), local con 32 mesas ubicado en el segundo piso de un stripcenter. "Para mi siempre fue un sueño tener una especie de bar y ahora lo estoy logrando. Trabajo harto, como 15 horas al día", consigna el hombre teñido de azul, quien asegura que "invertí todo lo que tenía acá".

El negocio, ambientado con latas y muchas botellas, ofrece música de los 80 y 90, hamburguesas, appetizers, cócteles y una carta de más de 50 cervezas.

Habla Liñán: "Me retiré de las redes en general. No uso ni mi Twitter con 600 mil seguidores, mi Facebook con 400 mil seguidores y mi YouTube lo tengo en privado. Ahora tengo tiempo sólo para el local, encuentro que mi etapa de youtuber ya pasó".

¿Por qué se fue de YouYube?
Es que las redes sociales para mí siempre fueron un hobby, cuando se transformaron en un trabajo todo cambió. Tuve que cuidar mi imagen. Cuidarme de no decir esto o lo otro, porque me podían afectar en mis auspicios, las marcas y todo. Había que ser demasiado correcto. Estaba cansado.

¿Podríamos decir que estaba chato, Sr. Liñán?
Sí, podríamos decir eso, porque finalmente uno no podía ser uno. Uno tenía que ser personaje todo el rato y hacer lo mismo aburre.

Los conceptos de Liñán en su mesa de restaurante, ya sin papas fritas por comer, se suman a ciertos antecedentes que lo pusieron en el ojo público: en 2014 tuvo un bullado quiebre con una ex polola, el 2015 presentó a una nueva pareja, le pidió matrimonio, se casó y se separó escandalosamente en 2017. Todo eso quedó registrado en su canal de YouTube, con los cuestionamientos de cibernautas gratuitos.

"Yo creo que estaba hastiado del ojo público, de que todos pudiesen hablar de mis cosas... En las redes uno se ve más inmiscuido en lo que piensa el resto que en hacer lo que realmente quieres hacer, entonces con 4 o 5 mil videos que tenía en mis videos, había demasiado de mi vida ahí. Quería cambiar y lo hice... La gente no valora su anonimato, que es algo que yo perdí sin darme cuenta, y que estoy tratando de recuperar"

¿Volverá a subir videos, Sr. Vardoc?
Quizás el día de mañana vuelva a hacer videos, pero no porque tenga que hacerlo, sino porque quiero. Por ahora estoy súper contento en este local.

Última pregunta: ¿me puede pasar el ketchup?
Pero por supuesto.

Click para comentar