-->

Escribe y presiona enter

Si aceptas las condiciones de FaceApp, tienes que atenerte a las consecuencias

On
Despotricar contra FaceApp, reconoce la abogada y directora ejecutiva de Transparent Internet, Manuela Battaglini, desde la isla Fiona en Dinamarca, es un poco inconducente. La aplicación, que logra envejecer los retratos fotográficos de los usuarios, asegura la especialista en privacidad y ética de datos, es un ejemplo para aprender sobre cómo con un simple clic el usuario cede su identidad a una compañía que ni siquiera tiene sede en su país.
Si aceptas las condiciones de FaceApp, tienes que atenerte a las consecuencias
¿Cuál es la cláusula más perversa del contrato con FaceApp, abogada?

Si debo elegir un punto es el número cinco de los Términos de Uso. Dice, entre otras cosas, que le otorgas a FaceApp una licencia perpetua para usar el contenido del usuario. 

¿Qué significa eso? 

Le otorgas una licencia. Por lo tanto, te sometes al riesgo de que usen y usen mal la imagen de tu cara o la vendan a terceros. Además, lleva implícito el riego de robo de identidad y el uso masivo de todas las imágenes para a confección de software de reconocimiento facial. Y nunca sabrás para qué, ni dónde. 

¿Existe una manera de anularlo?

No, no hay manera. Si aceptas las condiciones, tienes que atenerte a las consecuencias. El problema no essólo le- gal, también ético. 

¿Qué puede hacer un arrepentido?

Nada. Lo único que puede hacer es empezar a tomar conciencia de lo que significa no leer las píticas de privacidad de las aplicaciones y sus términos de uso. Tenemos que empezar a ser conscientes de qué datos entregamos a as empresas, para qué se los damos, qué van a hacer con ellos, y qué implicaciones van a tener en mi vida personal. 

¿Cómo impido que usen mi cara para otras cosas?

Si has dado consentimiento a esa aplicación y en su política de privacidad cuentan qué datos van a captar y para qué, no puedes hacer nada. A menos que ellos incumplan el Reglamento General de Protección de Datos, en caso de que seas de a Unión Europea, por ejemplo. Pero ahí habría que demostrar ese incumplimiento. 

¿Sirve desinstalar la aplicación?

No, para nada. Las fotos que cediste a FaceApp (mientras la aplicación estuvo instalada) ya están en sus servidores y les has cedido el control total. Pero esto no lo hace sólo FaceApp. Muchas aplicaciones que tenemos en el móvil sacan fotos de nosotros y nos hacen vídeos sin que lo sepamos. 

Asistente virtual espía 

¿Acaso es posible que una app grabe sin el consentimiento del usuario? 

Daniel Monastersky, justo antes de entrar al debate sobre FaceApp en el canal de televisión francés "France21", cuenta al teléfono el último caso emblemático de espías móviles: el asistente virtual de Google que, se supo, escucha el 0,2 por ciento de las conversaciones privadas. "Cuando un servicio o una aplicación te da el servicio gratis, entre comillas, el producto eres tú", resume Monastersky. 

El jueves pasado, cuenta el director del postgrado en Gestión y Estrategias en Ciberseguridad de Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina, se filtraron audios de conversaciones privadas de usuarios del asistente virtual de Google en Bélgica. Unos expertos en lenguaje, dice, grababan conversaciones con el fin de identificar los falsos positivos del asistente virtual. O sea, querían entrenarlo para que interpretara solo "OK Google" como frase de activación, ya que en ocasiones, por ejemplo, se activa por error con frases que suenan parecido. "Se comprobó, gracias a una filtración, que se hace un monitoreo del ambiente donde está el dispositivo", dice. Agrega que Google respondió porque el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, obliga a hacer públicas las filtraciones, de lo contrario las multas son gigantes. 

"Google dijo que fue una violación de los términos y condiciones que habían firmado con los proveedores. Se filtraron las conversaciones privadas de los usuarios, audios de usuarios del asistente virtual. Discusiones de parejas, niños hablando con niños, audio de contenido sexual, de todo. Este caso es muy nuevo, pero seguramente se generará un expediente de oficio", afirma. 

La opción de ir a tribunales extranjeros 

Pablo Viollier, director de políticas públicas de Derechos Digitales, explica que para evitar que utilicen los datos, por vía judicial, hay que ver dónde está constituida jurídicamente la aplicación. "Se puede recurrir al tribunal de otro país y ver la ley de protección de datos de ese país. Hay que invertir en un abogado, eso sí", dice. Agrega que la compañía FaceApp emitió una declaración en que asegura que almacenan los datos por 48 horas. "Pero existe una diferencia con lo que han dicho en entrevistas y lo que aparece en los términos y condiciones", complementa.

Click para comentar